La aerolínea manda a Roma los dos aviones y la tripulación que mantenía en Palermo y Catania. No cancelará ninguna ruta pero sí reducirá frecuencias