Un estudio proyecta un rascacielos con forma de U invertida, que superaría los 1.200 metros de largo