La aerolínea de bajo coste aumenta su número de pasajeros al ritmo del 13,2% antes de poner el freno a su velocidad de expansión