La caída del sistema informático colapsó los vuelos de British Airways, y se espera que la normalidad se recupere el domingo