La aerolínea latinoamericana contesta con más frecuencias, precios más bajos y un nuevo avión a los vuelos de bajo coste entre Buenos Aires y Barcelona