Las compañías lo implementaron en 2008 con la excusa de la subida del petróleo y con la caída de los precios han declinado eliminar el extra de los billetes