La inversión ha crecido un 18%, pese a la falta de Gobierno en España y a la moratoria hotelera en Barcelona