Dos emprendedores crean una app que conecta, como Airbnb, a turistas con dueños de bicicletas y casas-barco