La hotelera cumple las previsiones por los pelos y revisa, a la baja, la salud de la compañía para 2017