Stage Entertainment adquiere junto al fondo Rockspring los teatros Coliseum y Lope de Vega, por 58 millones de euros. Hasta ahora pertenecían a la SGAE