El imparable torrente Airbnb

Una pareja de turistas esperan para entrar en un piso turístico de Barcelona. | EFE

El imparable torrente Airbnb

La tecnológica acogió a 5,4 millones de turistas en España el último año, más que en los seis años previos de funcionamiento en el mercado nacional

Airbnb no flojea. Más bien al contrario. La multinacional de alquiler de alojamientos cerró en 2016 el mejor año de su historia en España. De hecho, entre enero y diciembre pasados el número de personas que utilizaron la plataforma en nuestro país fue mayor que en los seis años previos, desde su aterrizaje en el mercado nacional.

En total, 5,4 millones de personas utilizaron Airbnb como intermediario para alojarse en España en 2016, un 82% más que en el año anterior. Ni las fuertes críticas recibidas por la opinión pública ni los esfuerzos de la administración para dar un cauce legal a su funcionamiento lastran la actividad de la tecnológica. En el acumulado desde su fundación en 2008, la compañía con sede en San Francisco ha sido utilizada por “cerca de 11 millones de huéspedes” para alojarse en España, de acuerdo a las cifras facilitadas por la empresa.

Los dos principales focos del país son Madrid y Barcelona. La capital atrajo a 642.000 personas durante el año pasado, un crecimiento del 70% frente a los doce meses anteriores. Mientras, en la ciudad mediteránea las cifras absolutas son superiores y el número de turistas alcanza los 1,24 millones. No obstante, el incremento es del 40%.

En la otra pata del negocio patrio, la de los españoles que utilizan Airbnb para viajar, sea dentro o fuera de nuestras fronteras, los números crecen igualmente. Un total de 2,8 millones de residentes en España buscaron en 2016 a través de la plataforma dónde alojarse en su próximo destino, el doble que un año antes (1,4 millones).

Además, la compañía también radiografía el perfil de sus anfitriones y huéspedes. En el país, el propietario típico tiene 42 años y gana alrededor de 3.300 euros al anunciar una vivienda 36 noches al año. En cambio, el huésped clásico cuenta 35 primaveras y su estancia es de 4,3 noches.