Meliá pierde músculo en Madrid

El Palacio de Luchana albergaba hasta hace pocos meses un hotel Meliá.

Meliá pierde músculo en Madrid

A la cadena balear se le escapan dos establecimientos en la capital en sólo el primer trimestre de 2017

Carles Huguet

BARCELONA

18/05/2017 - 06:00h

Cara y cruz. 2016 y 2017. Meliá prueba en apenas un año las mieles del éxito y el sinsabor de la derrota en Madrid. Si la mayor hotelera de España celebraba el pasado junio la inauguración de un establecimiento emblemático como el Gran Meliá Palacio de los Duques, a lo largo del primer trimestre del ejercicio actual ha perdido dos alojamientos en la ciudad. El Tryp Madrid Alcalá 611 y el Tryp Madrid Luchana 22 han abandonado la cadena balear.

El inmueble de la calle Alcalá se ubicaba en la zona de Canillejas y ahora funciona bajo la marca Sercotel. De cuatro estrellas, el hotel cuenta con 93 habitaciones y estaba operado bajo un contrato de alquiler, que no ha sido renovado. Ahora, el precio medio se ha situado alrededor de los 250 euros por noche.

Más exclusiva es la ubicación del segundo establecimiento: el Palacio de Luchana, de 44 estancias y operado con un contrato de gestión. El establecimiento ha quedado en manos de Oneshot Hotels, la cadena liderada por el hijo del marqués de la Motilla y Carmen Tello y antigua pareja de Tamara Falcó, Enrique Solís. Según los datos de la propia empresa, el precio por noche se sitúa alrededor de los 200 euros.

De este modo, en el primer trimestre de 2017 la compañía ha perdido 137 habitaciones en la capital española, precisamente en el momento en el que su rentabilidad es mayor. El último estudio realizado por Trivago cifra en 126 euros el precio por noche registrado a lo largo del mes de abril, más de un 7% superior al registrado en el mismo periodo del año anterior.

Además, la sombra de restricciones a la apertura de nuevos establecimientos también se cierne sobre Madrid. Las advertencias del gobierno municipal de limitar los cambios de uso de los edificios en las zonas más céntricas han provocado que muchos propietarios hayan frenado la venta o cesión de los activos ante una probable revalorización. “Toda cortapisa a la competencia provoca un aumento de los precios”, señala un consultor. Meliá deberá pagar un sobrecoste para recuperar el terreno perdido.

A pesar de la caída, la compañía presidida por Gabriel Escarrer todavía mantiene un saldo positivo en los últimos doce meses. Fue en junio de 2016 cuando abrió el Gran Meliá Palacio de los Duques, un cinco estrellas de 180 habitaciones que se ha convertido en la insignia de la cadena en la ciudad. Así, la firma suma 19 alojamientos en la capital repartidos entre las marcas Gran Meliá (2), ME by Meliá (1), Meliá (5) y Tryp (11).

La sangría de activos también se ha producido en Andalucía. La cadena ha perdido el Tryp Estepona Valle Romano Golf, en Málaga y con 290 habitaciones en su haber, y el Tryp Sevilla Macarena, de 331 estancias y que ahora se ha englobado en la red de hoteles independientes de Hotusa