El turismo a Marte, una realidad en 15 años

Elon Musk, president of Tesla, with Charles Bolden, Administrator of NASA.  REUTERS

El turismo a Marte, una realidad en 15 años

Tesla Motors asegura que planea llevar un cohete no tripulado en 2018 y con humanos en 2030, fecha con la que coincide la Agencia Espacial Europea

Maria Sheahan y Ashutosh Pandey (Reuters)

Darmstadt, Alemania

28/06/2016 - 12:04h

¿Sueñas con viajar a Marte? Tendrás que esperar al menos 15 años para que se desarrolle la tecnología que lo haga posible. Así señala el director de la Agencia Espacial Europea (ESA, por su siglas en inglés). "Si hubiera suficiente dinero entonces posiblemente podríamos hacerlo antes, pero esto no es el programa Apolo", añade el director general, Jan Wörner, refiriéndose al proyecto estadounidense que llevó a la humanidad por primera vez a la Luna.

Wörner asegura que un asentamiento humano permanente en la Luna, donde podrían usarse impresoras 3D para convertir la roca en elementos esenciales necesarios para el viaje de dos años a Marte, sería un gran paso hacia el planeta rojo. "Probar ahora cómo usar el material lunar para construir estructuras, no solo casas, sino también telescopios y otras cosas, nos enseñará cómo hacerlo en Marte", ha explicado a Reuters en una entrevista en el Centro de Operaciones de la ESA.

La agencia espacial de los Estados Unidos, la NASA, espera enviar astronautas a Marte a mitad de la década de 2030 y el empresario Elon Musk, presidente del fabricante de coches eléctricos Tesla Motors, dice que planea llevar una nave no tripulada al planeta para 2018 y con humanos en 2030. Wörner frena el optimismo y asegura que podría necesitar más tiempo.

La NASA espera enviar astronautas a Marte a mitad de la década de 2030 

Una nave enviada a Marte necesitaría equipamiento y combustible suficiente para despegar y emprender el viaje de regreso y los humanos necesitarían protección ante unos desafíos físicos y mentales sin precedentes, además de la radiación espacial. Wörner apunta que querría ver varios laboratorios en la Luna, en lo que llamó "colonia lunar", para reemplazar a la Estación Espacial Internacional (EEI) y para que prueben las tecnologías necesarias para el viaje al planeta rojo. 

"Hay varias compañías y agencias públicas pidiendo unirse al club, quieren hacer diferentes cosas, minería, investigación in situ, turismo y demás. Hay una gran comunidad interesada", sentencia.