Aena sólo piensa en tiendas (y estas cifras lo prueban)

El presidente de Aena, José Manuel Vargas. EFE/Arhcivo

Aena sólo piensa en tiendas (y estas cifras lo prueban)

Barajas se estanca entre los mayores aeropuertos europeos mientras Vargas impulsa la instalación hasta el liderato medido por ocupación comercial

ISMAEL GARCÍA VILLAREJO

MADRID

11/10/2016 - 08:00h

El aeropuerto de Madrid repitió en 2015 como quinta mayor instalación de la Unión Europea (UE) con más tráfico de pasajeros. Contabilizó 46,3 millones de viajeros, el 11,4% más que en 2014, según datos de Eurostat. Barajas, con todos sus rivales al borde del colapso, se mostró, no obstante, incapaz de aprovechar la oportunidad más evidente desde 2008 de recortar distancias con su inmediato rival: Schiphol. La estadística delata, en cambio, que Aena puso todo su empeño en crecer como mero centro comercial.

La coyuntura numérica, que permitiría a Madrid acercarse a sus competidores, la componen el crecimiento superior del producto interior bruto (PIB) español respecto a la media comunitaria y la sobrada disponibilidad de slots (permisos de aterrizaje y despegue). También es clave que sus mayores aerolíneas amplíen la oferta de destinos y atraigan a más clientes.

Dichas condiciones se mantienen aún, pero en 2017 al menos una de las tres circunstancias, la expansión a mayor velocidad de la economía local, saldrá de la ecuación. Los aeropuertos que superan a Madrid, sin embargo, ganan fortaleza con todo en contra. Heathrow repite como jefe de los aeródromos del Viejo Continente. Revalida aunque su capacidad está al borde del 100%.

La discusión política encarnizada sobre la tercera pista, los constantes retrasos, la poca amabilidad de las instalaciones (excepto la terminal 5) y las escasas opciones para mejorar las frecuencias o ampliar el mapa de destinos no impidieron que Heathrow registrara el año pasado un tráfico de 75 millones de pasajeros, que supone el aumento interanual del 2,2%.

El de París-Charles de Gaulle ocupó el segundo puesto entre los principales aeródromos de la UE. Gestionó 65,7 millones de viajeros, el 3,2% más, seguido del aeropuerto de Fráncfort (60,9 millones, el 2,5 % más) y por el de Amsterdam-Schiphol (58,2 millones, el 5,8 % más), de acuerdo con Eurostat. Madrid viene a continuación.

El presidente de Aena puede sacar pecho por exprimir los aeropuertos como grandes centros comerciales

Los 46,3 millones de pasajeros acumulados suponen una expansión del 11,4%. Este ritmo, de dos dígitos, no brilla tanto como el presidente de Aena, José Manuel Vargas, pretende. El contexto más claro que delata que Barajas desaprovecha sus oportunidades es el siguiente: España (175 millones) es el cuarto país con el mayor número de clientes de la aviación europea. Está por encima de Francia (141 millones) e Italia (128 millones).

A pesar de ello, los aeropuertos españoles se muestran incapaces de ocupar, al menos, la misma importancia relativa –cuarta posición— que el mercado al que representan. Ese 11,4% de Madrid-Barajas también flaquea ante las posibilidades de una instalación preparada para gestionar hasta un 40% más de pasajeros, según los sindicatos, y frente a dos aerolíneas (Iberia y Air Europa) en pleno frenesí expansivo. El mapa tampoco es esperanzador en los enclaves turísticos españoles.

El aeropuerto de Barcelona-El Prat ocupó el noveno lugar, con un total de 39,4 millones de pasajeros  (el 5,4% más que en 2014) a pesar de la sobredosis de aerolíneas de bajo coste. El aeródromo de Málaga-Costa del Sol se situó en el vigésimo sexto puesto de Europa, con 14,4 millones de pasajeros transportados, que representa un incremento del 4,8 % en relación al año anterior.

Que Barajas, en su condición de mayor aeropuerto español, podría haber crecido más también lo demuestra el desempeño de otras instalaciones europeas. Las mayores ratios las registran Eslovaquia (el 16,3% más) y Rumanía (15,3%), seguidos de Hungría (13%), Polonia (12,4%) e Irlanda (12,3%). Por contra, los aumentos más débiles los registraron Bulgaria (el 1,2% más), Austria (1,4%) y Finlandia (1,8%).

Si el aeropuerto de Madrid hubiera avanzado al ritmo marcado por los eslovacos, la diferencia entre Barajas y Schiphol se habría recortado de los 12 millones actuales a los diez millones posibles. Vargas, a pesar de ello, sí puede sacar pecho por exprimir los aeropuertos como grandes centros comerciales. Sólo Barajas tiene 45.000 metros cuadrados ocupados por tiendas, frente a los 53.000 de Heathrow. Aena sí ha dado con la clave para colar a su mayor aeródromo entre los líderes de Europa en este capítulo.