Las filiales impulsan el resurgir de Air France-KLM

Una tripulante de cabina sostiene un avión de Air France y otro de KLM. | EFE

Las filiales impulsan el resurgir de Air France-KLM

El grupo de aerolíneas multiplica por seis sus beneficios gracias al buen comportamiento de Transavia y KLM

Carles Huguet

BARCELONA

16/02/2017 - 18:46h

Durante meses, Air France-KLM sólo fue noticia por las tensiones laborales y el anuncio de un intensivo repliegue en búsqueda de la rentabilidad. El plan ‘Transform 2015’ demostró su potencial ya en los resultados del año pasado, cuando el grupo aeronáutico abandonó siete años consecutivos en pérdidas. Ahora, la alianza multiplica por seis sus beneficios en 2016 hasta 792 millones de euros impulsada por KLM y la low cost Transavia.

Los datos publicados este jueves reconocen el alivio que ha supuesto la caída del precio del crudo, más relevante que “las huelgas (130 millones), la caída de la libra y del yuan (289 millones)”, compara el analista Daniel García, de XTB Brokers. De este modo, la factura del combustible cayó un 25,7% frente a la del 2015 hasta los 4.597 millones.

Con el colchón que supone el petróleo barato, la firma no ha notado la reducción de un 3% de sus ingresos hasta los 24.844 millones. El recorte de costes al reducir la plantilla en 1.850 personas y el crecimiento de los pasajeros transportados en un 4% (93,4 millones de personas) pesan más en la balanza.

Pese al panorama optimista, la rama principal del grupo recorta su importancia en los números negros. Air France rebaja su resultado operativo de los 426 millones a 372 millones, un 54% menos. El impacto de los ataques terroristas de París, todavía en el imaginario, y Niza ha frenado la actividad para las naves galas.

Diametralmente opuesta es la situación de KLM. La firma de los Países Bajos eleva su resultado un 297%: de 384 millones a 681 millones. Además, el margen operativo también se dispara del 3,9% al 6,9%. “Su comportamiento ha sido más que notable”, celebra García.

De sobresaliente califica el rendimiento de Transavia, la filial de bajo coste del grupo. “Su año en Francia ha sido espectacular, con un crecimiento del 23%”, ilustra. De este modo, ha elevado un 22% sus pasajeros y su facturación un 4,5%, captando buena parte del mercado vacacional europeo. 

Para el 2017, el objetivo del grupo es ambicioso: aumentar la capacidad en un 3,5% para recuperar el terreno perdido en el largo radio. Tras el anuncio, el valor de Air France-KLM en bolsa ha aumentado un 12,6% hasta los 6,18 euros (5,8 euros al inicio de la jornada).

Sin embargo, el optimismo no es desatado en la sede de la compañía. La inestabilidad geopolítica en Europa, el riesgo de nuevos atentados, el repunte del precio del petróleo y la cada vez mayor competencia en el Viejo Continente dibujan las nubes sobre el cielo por el que vuelan las naves de la alianza.