Así será la Iberia del futuro

El A340-600 de Iberia.

Así será la Iberia del futuro

Iberia estrena la segunda parte de su plan de futuro, con una gran reducción de sus costes. El objetivo: ganar competitividad en el corto, medio y largo radio

Carles Huguet

Barcelona

17/07/2017 - 05:55h

Lejos quedaron los tiempos de las protestas y manifestaciones en el Aeropuerto de Madrid-Barajas. Iberia vive hoy tiempos de bonanza operativa –ha recuperado todas las rutas cerradas durante la crisis--, financiera –registra beneficios por tercer año consecutivo— y laboral. Un clima que se antojaba una ficción en 2013, cuando la aerolínea puso en marcha el Plan de Futuro que este año pone en marcha su segunda fase.

Cerodosbé ha tenido acceso a las líneas maestras de un proyecto que consta de 100 medidas y que terminará por definir la Iberia del futuro. "Estamos solamente a mitad de camino de la transformación", recuerdan desde la sociedad. El avance será en dos direcciones: "alcanzar los objetivos de servicio al cliente y rentabilidad definidos por nuestros accionistas", añaden.

El mañana llegará presidido por el tercer expediente de regulación de empleo (ERE) que ha afrontado la filial de International Airlines Group (IAG) –también engloba a British Airways, Vueling y Aer Lingus-- en el último lustro. Tras agotar el cupo de los dos anteriores, el nuevo recorte ofrecerá unas condiciones económicas muy similares a sus antecesores y afectará “a unas 1.100 personas”, explican desde la plantilla. No se vislumbra conflictividad en las conversaciones previas entre sindicatos y dirección.

El tercer ERE de Iberia debería presentarse en el tercer trimestre de 2017

La temporada ha sido intensa a nivel laboral. En primer lugar, se llegó a un acuerdo con los trabajadores de la división de mantenimiento para aumentar la productividad y optar al ‘macrocontrato’ de la manutención de toda la flota de IAG. Meses después se firmó con pilotos y tripulantes el convenio que permitió el despegue de los vuelos low-cost de Level en Barcelona. Por ello, el inicio de las negociaciones del ERE se ha retrasado, aunque las fuentes consultadas auguran que podría presentar a lo largo de este tercer trimestre.

Entre ajustes, la reestructuración laboral aspira a rebajar el gasto de personal en un 34% según los asientos por kilómetro ofrecidos.

La reducción de costes no sólo llegará a través de pasar la tijera a la plantilla. La aerolínea aspira a obtener mejores condiciones con los proveedores con los que trabaja. “Estar dentro de un grupo del peso específico de IAG en la industria es una ventaja clara en este aspecto”, explica la empresa en las Cuentas Anuales del año 2016.

De este modo, la filial IAG Global Business Services; que presta servicios técnicos, tecnológicos y financieros al grupo; se tornará en el aliado ideal. “Nos permitirá conseguir economías de escala a las que no tendríamos acceso de otro modo”, celebra la compañía en el mismo texto.

La innovación también llegará desde el interior. Este mismo junio, la sociedad ha definido el Plan de Transformación Digital para convertirse en una "Digital Connected Airline", explica un portavoz.

Iberia recibirá 16 Airbus A350 en el que el pasajero se sentirá "como en casa"

Pero el futuro de la aerolínea también pilota alrededor de obtener unos “ingresos sólidos”. “Implementaremos un modelo innovador de gestión de ingresos”, presume en las cuentas. El énfasis se pondrá en las ganancias complementarias a los billetes. Por ejemplo: el acceso a las salas vip, las ventas a bordo, la facturación del equipaje, la asignación de asientos y las distintas modalidades de embarque prioritario.

El pilar de la reconversión será devenir en una compañía “sencilla y flexible”. Así, observando las tendencias del mercado, Iberia ya ha introducido la clase turista premium: un híbrido entre ambas cabinas que ganará protagonismo en los próximos meses al incorporarse a la totalidad de la flota de largo radio.

La cartera de aviones también sufrirá cambios en el corto, medio y largo alcance. Entre este año y 2021 la sociedad recibirá 20 aeronaves Airbus A320-NEO, tres Airbus A330 y 16 Airbus A350. “El pasajero debe sentirse en nuestros aviones como si estuviera en casa”, explica entre pasillos su presidente, Luis Gallego. Ya en 2020, los flamantes vehículos ayudarán a ahorrar más de 100 millones de euros en combustible, un 10% del gasto total.

Con el hub siempre en Madrid, Iberia crecerá un 4% anual

A la hora de escoger destinos, Iberia no virará el foco de su negocio: el liderazgo en los vuelos entre Europa y Latinoamérica. Las aperturas sonadas parecen completas con el retorno de las ‘colas rojas’ a Tokio y el aterrizaje en Shanghái, aunque desde la empresa se mantienen siempre atentos a las oportunidades que depara el mercado. La suma de frecuencias hacia aeropuertos conocidos será la operación más repetida.

El camino alternativo para extender la marca por el planeta serán los acuerdos de código compartido como el que ya disfruta con American Airlines. Si hace pocos meses se anunció un trato similar con Qatar Airways, los directivos responsables “ya están en proceso de expandir el modelo a otras regiones del mundo”.

Con Madrid como hogar –aquí el pasado, presente y futuro van de la mano--, la aerolínea aspira a crecer a un ritmo del 4% anual. Para ello, la hoja de ruta fija unos márgenes que de 2017 en adelante bailarán entre el 8 y el 13%. Además, también augura a un flujo de caja de entre 200 y 300 millones de euros, una buena noticia para las ansias de dividendo de sus accionistas.