La CEO de Easyjet renuncia a la mitad del sueldo para huir de la aerolínea

La consejera delegada de Easyjet, Carolyn McCall, en el Aeropuerto de Ámsterda-Schiphol.

La CEO de Easyjet renuncia a la mitad del sueldo para huir de la aerolínea

Carolyn McCall, directora ejecutiva de la low-cost británica, ficha por la televisión ITV con un salario sensiblemente inferior

Carles Huguet

BARCELONA

17/07/2017 - 13:47h

Nuevo varapalo para Easyjet. Si la depreciación de la libra –que redujo los beneficios un 22% en 2016--, los atentados terroristas en Europa y la saturación de los cielos europeos ya golpeaban a la aerolínea británica, ahora afronta otro dolor de cabeza: la salida de su consejera delegada, Carolyn McCall. La primera ejecutiva de la compañía acaba de fichar por la televisión ITV. Y lo hace renunciando a prácticamente la mitad de su salario.

En su nuevo puesto, la directiva percibirá un sueldo anual de alrededor de un millón de euros. Una cifra ostensiblemente inferior a los 1,9 millones que obtuvo en 2016 al mando de las aeronaves naranjas. Si se atiende a los incentivos, la comparación es todavía más sonrojante: en la cadena opta a un plan de bonificaciones de un máximo del 180% de sus ingresos fijos (1,6 millones) por los 7,2 millones a los que aspiraba en la operadora.

McCall dirigía Easyjet desde 2010 tras haber pasado por el grupo Guardian Media Group y la firma de moda Burberry. Continuará al frente de la aerolínea hasta finales de año, pero el presidente de la sociedad, John Barton, ya ha anunciado el inicio del proceso de selección para encontrar a su sucesor.

McCall, CEO de Easyjet, mantenía un duro enfrentamiento con el fundador, Stelios Haji-Ioannou

Barton ha celebrado la escalada del precio de la acción y un pago de 1,2 mil millones de libras en dividendos. “Ha redefinido la experiencia del consumidor en todo el corto radio europeo”, ha agradecido.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Tras la salida de McCall podría estar el fundador de Easyjet, Stelios Haji-Ioannou (34%), con el que mantenía un fuerte enfrentamiento. El accionista se ha lamentado en varias ocasiones de un plan de expansión “demasiado agresivo” que reporta pocos dividendos a los propietarios.

Ante la operativa sólida, el descenso de los beneficios y la guerra interna, el banco HSBC se atrevió a señalar en noviembre el camino de una ‘opa’ en el futuro de la compañía. “En el mercado ya corrió el rumor de que un inversor financiero adquiriera la operadora para reducir sus coste, y el fondo de capital riesgo TPG fue el gran favorito”, desvelaba en un informe.

Por el momento, los inversores han reaccionado positivamente a la marcha de McCall y la acción sube al ritmo del 2% en la Bolsa de Londres