Los miedos de los pilotos ante la obligación de facturar los portátiles

El presidente ruso Vladimir Putin fotografiado en su avión. | EFE

Los miedos de los pilotos ante la obligación de facturar los portátiles

La prohibición de Estados Unidos y Reino Unido a algunas aerolíneas de cargar dispositivos en cabina despierta una ola de dudas entre los comandantes

Javier (Wicho) Pedreira

Microsiervos

MADRID

05/04/2017 - 16:41h

La Ifalpa, la Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas, cree que hay una serie de cosas preocupantes al respecto a la nueva norma de seguridad implantada por los Estados Unidos y por el Reino Unido que obliga a que se lleven en el equipaje facturado ciertos dispositivos electrónicos portátiles.

Su preocupación viene de que si bien los procedimientos vigentes estaban pensados para gestionar la presencia de estos dispositivos en la cabina de pasaje no lo están en absoluto para adaptarse a las nuevas normas y a la presencia de más dispositivos electrónicos en la bodega de carga, por lo que cree que hay una serie de cosas a tener en cuenta.

Cosas como:

- Disponer de instrucciones claras y concisas para tripulaciones, pasajeros y personal del aeropuerto acerca de qué dispositivos tienen que ir en la cabina, como por ejemplo baterías extra de litio, baterías externas de litio, y cigarrillos electrónicos, y cuales tienen que ser facturados.

- Establecer procedimientos que se aseguren de que los dispositivos facturados están completamente apagados y que seguirán así durante todo el vuelo.

- Establecer procedimientos que se aseguren de que los dispositivos no resulten dañados durante la carga y descarga del equipaje.

- Tener en cuenta el riesgo que supone que haya más dispositivos con baterías de litio próximos unos a otros durante el vuelo.

- Tener en cuenta el riesgo que supone que haya más dispositivos con baterías de litio próximos unos a otros durante el vuelo y que estos puedan estar cerca de otras mercancías peligrosas que vayan junto a los equipajes o en la bodega de carga.

Temen que si no pueda ser peor el remedio que la enfermedad; Ifalpa considera que las baterías de litio, cuando se transportan como carga, deberían ser consideradas mercancía peligrosa.

Además, como ya hemos dicho con anterioridad, si el objetivo de las nuevas normas de seguridad es evitar que terroristas puedan utilizar los dispositivos electrónicos de mayor tamaño como vector de ataque, ¿qué les impide intentarlo desde aeropuertos a los que no se les aplique esta norma?