Los chinos se dejan menos dinero en nuestras tiendas

Los chinos se dejan menos dinero en nuestras tiendas

La devaluación del yuan y la nueva política arancelaria reducen el ticket medio del turista del gigante asiático en España

Cerodosbé .

Barcelona

30/08/2016 - 12:59h

Los turistas asiáticos encabezan el ránking de gasto en destino.

Aportan mucho pero empiezan a moderar el gasto. Los turistas chinos, el cliente extranjero más buscado por el comercio español, han gastado entre enero y julio un 6,5% menos que en la primera mitad del año pasado. Estos datos, extraídos del Barómetro del Turismo de Compras en España, elaborado por Global Blue, reflejan que los visitantes del gigante asiático aportan cuatro de cada diez euros de las ventas a extracomunitarios. Los rusos, en proporción, solo gastan 60 céntimos.

Las causas de la contención a la hora de tirar de tarjeta por parte del turista chino son principalmente dos. Por un lado, la devaluación del yuan, que ha reducido el dinero disponible en el bolsillo de estos visitantes. Por otro, la nueva política arancelaria del gobierno chino, que grava la mercancía procedente del exterior para promover el consumo interno.

"Los impuestos arancelarios que las autoridades chinas aplican a los bienes de lujo pueden alcanzar hasta el 60% de su valor, lo que, logicamente, retrae las compras de los turistas, especialmente de los compradores más profesionalizados", explica el Country Manager de Global Blue, Luís Llorca.

El visitante ruso también gastó menos en las tiendas españolas (-12,5%). En su caso, a la pérdida del valor del rublo se suma la disminución de la renta disponible por la bajada del precio del petróleo. 

La joyería y la relojería han sido los grandes damnificados por el recorte en el gasto del visitante extranjero, según el estudio, ya que perdieron un 16% de los ingresos por compras de turistas de fuera de la Unión Europea. En cuanto a los destinos, la más perjudicada por el retraimiento de los turistas rusos y chinos es Barcelona. La ciudad condal frenó sus ingresos por ventas de extracomunitarios (-0,2%), mientras que Madrid los incrementó un 5%, a causa de su menor dependencia de este tipo de turismo.