Los coches compartidos se combinan con otras formas de movilidad y condenan al vehículo privado a la extinción