Cada vez más hoteles ponen a la venta todos los artículos que hay en sus establecimientos: desde las toallas a la decoración, los muebles o las lámparas