El gobierno aprovecha una excepción de la normativa europea para demorar la apertura del servicio a otros operadores