Los vuelos del A380 alquilado por Norwegian presentan retrasos de varias horas, y lleva el modelo low cost al límite