El aeropuerto de Londres entrega un móvil que sólo puede realizar y recibir llamadas, una iniciativa para desconectar de verdad