El pueblo de Grottole se resiste a ser olvidado y se asocia con Airbnb para que cuatro personas vivan, con los gastos pagados, como verdaderos italianos