Piscinas vacías, habitaciones grandes, decoración de vanguardia... lo que enseñan las fotos de los hoteles es muy distinto de la realidad