En Europa el sector de los cruceros es un diálogo de pocos: entre las tres mayores compañías movilizan 6,5 millones de pasajeros