Málaga, Palma y Valencia están entre las 10 finalistas para convertirse en la primera capital europea de turismo inteligente