Las haciendas mexicanas presumen de una elegancia histórica, con un servicio cinco estrellas en parajes de calma