Barcelona descubre cómo un humilde barrio de París se convirtió en la meca del arte a fines del siglo XIX