El sector turístico afronta una nueva revolución tecnológica definida por la digitalización de productos, servicios y experiencias