Barcelona-El Prat concentra al 24% de los pasajeros de vuelos de bajo coste en España. Pero eso no significa que el aeropuerto derive en un modelo low cost