La celebración de los Juegos Olímpicos el próximo año propicia la apertura de espacios hípercreativos que aspiran a ser hoteles-museo