La asociación de los cruceros anuncia que dejarán de operar en los puertos baleares si se aplica la tasa turística