El B767 de pasajeros dejó de producirse en 2012. La confianza de las aerolíneas y la ausencia de una alternativa clara podrían darle un nuevo impulso