Los visitantes chinos son los que más gastan en sus visitas a Europa, y las principales plazas del continente quieren aprovechar su vertiginoso crecimiento