El gobierno catalán controlará con Aena que las huelgas y los controles de seguridad no perjudiquen la operatividad del aeropuerto