El crecimiento a doble dígito de los vuelos privados se debe a sus estrategias de recortar tarifas y compartir viajes con otros pasajeros