Los ingresos de los hoteles de alta gama crecen un 7% en el 2018, y consolidan a otros sectores como el turismo de salud o el cultural