Esta es la experiencia de tomar el vuelo inaugural entre Nueva York y Singapur, el más largo del mundo: 16.000 kilómetros