El ayuntamiento de Río de Janeiro endurece las medidas para evitar la expansión del coronavirus, y corta las alas a uno de sus mayores atractivos turísticos
Hoy en economíaDigital