Las oficinas de turismo de Florida emprenden una agresiva campaña de marketing por redes sociales para evitar el éxodo de turistas