Con billetes más caros que otros cruceros, la estrategia de Virgin es que los pasajeros sientan que el Scarlet Lady es más exclusivo que sus competidores