Berlín invertirá 100 millones de euros para convertir el aeropuerto de Tempelhof en un centro de creación artística y en una incubadora de start-ups