Aena abronca a la directora de El Prat

Imagen de la terminal del aeropuerto de Barcelona

Aena abronca a la directora de El Prat

El director de la red de aeropuertos exigió que no se vuelvan a repetir los problemas del sábado, que por el cierre de una pista hubo demoras de varias horas

J.P.Ch.M.

Barcelona

25/07/2016 - 09:00h

Las autoridades de Aena en el aeropuerto de Barcelona recibieron una reprimenda de las altas esferas de la empresa tras las incidencias del viernes y el sábado. Según ha podido saber Cerodosbé, el director de la red de aeropuertos , Fernando Echegaray, llamó por teléfono a la actual directora de la terminal, Sonia Corrochano, para exigirle explicaciones por la rotura de una baliza que motivó el cierre de una pista, lo que obligó al aeropuerto a habilitar la pista nocturna para descomprimir el tráfico aéreo.

Echegaray, que había sido director de El Prat entre 2006 y 2012, reclamó a Corrochano que tome medidas para que el aeropuerto funcione sin más problemas. Este domingo, cuanhabía programados 1.040 operaciones de salida y llegada, la situación se encarriló. El aeropuerto ha funcionado “plácidamente”, según describen fuentes de Aena citadas por ACN. Sí hubo alguna demora no superior a la media hora, pero son retrasos considerados “normales” en la operatividad de un aeropuerto que supera los mil vuelos en un fin de semana de verano.

El viernes por la noche, el aeropuerto de Barcelona tuvo que demorar varias operaciones por la intensa tormenta eléctrica que estaba cayendo en el predio. El sábado, como una onda expansiva, los retrasos comenzaron desde la mañana, pero se agravaron al mediodía cuando una de las pistas, la 25R, tuvo que cerrar sus operaciones porque se había roto una baliza.

Aena teme que se repitan las escenas de salas atiborradas y pasajeros malhumorados

No es la primera vez que sucede una incidencia así: hace 15 días se dañó otra baliza y, además de los retrasos, varias aeronaves tuvieron que ser desviadas al aeropuerto de Reus. Con la instalación funcionando a medio gas al mediodía del sábado, las demoras se fueron acumulando (en algunos casos llegaban a las cinco horas de retraso), tres vuelos se tuvieron que cancelar, y aunque la pista se reabrió una hora más tarde, la situación se fue normalizando al atardecer.

El temor de Aena es que se vuelvan a suceder las escenas de hace tres semanas con las salas atiborradas de pasajeros malhumorados, y las redes sociales echando humo por las quejas de las demoras y las cancelaciones. La operación de recambio de vacaciones, el domingo que viene, tendrá que atravesar en Madrid, Palma y Barcelona la prueba de fuego de la huelga convocada por los pilotos de Air Europa