Aena fuerza este domingo una reunión entre Eulen y los huelguistas

Las colas en los controles de seguridad han desbordado la terminal T1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat. EFE/Alejandro García

Aena fuerza este domingo una reunión entre Eulen y los huelguistas

Aena insta a Eulen y al Comité de Empresa a lograr un acuerdo antes del martes

Aena quiere evitar que la huelga del personal de seguridad en El Prat se perpetúe. Los paros parciales programados para mañana, los lunes 7 y 11 y el domingo 13, darán pie a un escenario de colas prolongadas, demoras, pérdidas de vuelos y mucho nerviosismo entre los pasajeros que puede agravarse a partir del lunes 14, cuando los trabajadores anunciaron una huelga de 24 horas y de duración indefinida.

El gestor aeroportuario teme que el colapso se apodere de la terminal de Barcelona, y ha forzado a Eulen y al Comité de Empresa a que busquen una nueva solución este domingo. Las tres partes se reunirán en las instalaciones de Aena, una actitud que contrasta con la del gestor en las últimas semanas en que se había negado a asistir a las negociaciones por entender que era un problema exclusivo de la empresa de seguridad y sus empleados.

La amenaza de los expedientes

Aena emplaza a ambas partes a que lleguen a un acuerdo antes del martes, pero fuentes del gestor no precisaron qué puede pasar si las negociaciones siguen estancadas. “Queremos ir paso a paso”, dijeron, pero recordaron que Aena ha elevado dos expedientes de sanción a la empresa de seguridad por 150.000 euros cada uno por incumplimiento de sus tareas. “Pero el tema no pasa por sancionar o ejecutar los expedientes, lo que queremos es que solucionen el problema”.

Estas fuentes descartaron que Aena pueda rescindir el contrato con Eulen y subcontratar a otra empresa de seguridad. El convenio exige la subrogación del personal, o sea que los empleados que iniciaron al huelga seguirían en sus puestos de trabajo pero bajo las órdenes de otra empresa. Y el conflicto seguiría.

Eulen rechaza las exigencias de aumento salarial

Según Eulen, con los trabajadores se acercaron posiciones en torno a tres puntos: reorganización del trabajo, calendario anual de actividades y formación. Pero el problema es la cuestión salarial. La empresa comunicó que la propuesta del personal de tener “un incremento salarial superior al 31%” es una petición “inadmisible y desproporcionada”.

Los representantes de los trabajadores precisaron que exigen un complemento de 350 euros en cada paga, como reciben los vigilantes de otras infraestructuras, que además no tienen la carga de trabajo del aeropuerto, pero la oferta de la empresa no llega a un aumento de 30 euros mensuales.

La falta de acuerdo en este punto es lo que llevó al fracaso de las negociaciones tras casi doce horas de buscar soluciones durante el viernes. Sin embargo, un asesor del comité dijo que tampoco hay consenso con los otros puntos de las demandas.

Los trabajadores también exigieron que la empresa retire la demanda por huelga ilegal, algo que no ha hecho, por lo que se celebrará un juicio por este asunto el 9 de agosto en el juzgado de lo social número 9 de Barcelona.

Los representantes de los trabajadores concurrirán a la reunión con pocas esperanzas de solución. Para Juan Carlos Giménez, asesor del comité de huelga, la propuesta de una nueva ronda de negociaciones es “un lavado de imagen de Aena para no llegar a acuerdos y luego culpar al comité de huelga".