Aena: ¿oportunidad o burbuja?

Aeropuerto de Gran Canaria. / AENA

Aena: ¿oportunidad o burbuja?

Las entidades difieren sobre el precio objetivo de la acción, que ha subido un 120% en poco más de dos años

Carles Huguet

BARCELONA

27/04/2017 - 17:30h

La salida a bolsa de Aena ha llenado los bolsillos a aquellos que apostaron por el gestor aeroportuario desde el primer momento. Desde los 74 euros de su debut, el valor ha escalado hasta los 162 euros. Un ascenso meteórico que ha hecho discrepar a las grandes entidades del continente. Desde el amago de burbuja hasta los augurios de un mayor crecimiento, opiniones diametralmente opuestas rodean la compañía.

El más crítico con la sociedad es el Banc Sabadell. El banco catalán reconoce que los resultados registrados en el primer trimestre de 2017 son mejores de lo esperados gracias a las ventas y a la contención de costes. No obstante, la entidad matiza: “pese a la buena evolución, seguimos sin ver potencial y creemos que cotiza a niveles exigentes”. El consejo es el de vender, pues a su juicio la empresa cotiza a un precio que es un 25% superior al objetivo –121 euros--.

Bajo las mismas tesis se alinean los analistas de Kepler, que vislumbran caídas de hasta los 140 euros por acción. Más duro es JP Morgan, que estima el valor objetivo de la participación en 135 euros.

Sin embargo, los inversores prefieren ver la cara de la moneda, aquella que todavía estima capacidad de crecimiento para Aena. Los análisis de Societe Generale auguran un precio de 165 euros por acción. La ambición es mayor para los bancos británicos Barclays y HSBC, que fijan su tasación en 170 euros por papel.

Mientras los bancos europeos discuten sobre el valor real del gestor aeroportuario, la empresa cotiza en máximos históricos tras anunciar este miércoles los resultados del primer trimestre de 2017. La facturación se elevó un 6,7% hasta los 794 millones y el ebitda --beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones— un 16,3% a los 320 millones.

El panorama soleado, pues no se ha contabilizado la semana Santa en el periodo con menor actividad del año, solo llega ensombrecido por algunos riesgos que señalan los analistas de Societe Generale. “La recuperación de otros destinos turísticos alternativos a España como Turquía, Italia, Grecia y el norte de África” podría limitar el valor de Aena.

El resto de factores externos que podrían hacer titubear a la compañía son el crecimiento de las aerolíneas del Golfo Pérsico y sus hubs que compiten con el aeropuerto de Barajas, las huelgas de controladores y los ataques terroristas. La última de las amenazas no hay que buscarla fuera: se trata de las limitaciones al turismo de algunas ciudades, como el freno a las licencias hoteleras decretado por el Ayuntamiento de Barcelona.