El tráfico de negocios frena el regreso de Aeroméxico a Barcelona

Un Boeing 737 de Aeroméxico.

El tráfico de negocios frena el regreso de Aeroméxico a Barcelona

La aerolínea negocia con la Generalitat la apertura de una ruta cerrada en 2012 gracias a los nuevos Boeing 787 Dreamliner recibidos

Carles Huguet

BARCELONA

27/01/2017 - 07:23h

La expansión del Aeropuerto de El Prat hacia América se prepara para vivir un nuevo salto. Tras los anuncios de Norwegian Air e IAG de la apertura nuevas rutas a Estados Unidos, el Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas trabaja para recuperar los vuelos directos con México, caídos en 2012 por la falta de demanda business. Las negociaciones con Aeroméxico se prolongan desde hace dos años y la firma ya sitúa Barcelona dentro de su plan de crecimiento en Europa.

Jorge Goytortua, vicepresidente de la aerolínea, explica a Cerodosbé que, a corto plazo, analiza el aterrizaje a la capital catalana, Italia y Alemania. “Hemos hablado con la Generalitat y el aeropuerto en varias ocasiones”, reconoce el directivo.

Si bien el tráfico turístico y étnico está asegurado, la compañía americana tiene dudas sobre el volumen de pasajeros de negocios. “Al final, son los que hacen rentable una conexión”, sentencia. Por ello, siguen atentos la evolución del mercado business y las inversiones de empresas catalanas en México. “Eso nos dará la certeza de abrir o no la línea”, desvela.

Mientras la ruta se lleva a debate, los pasajeros que viajen desde El Prat a Ciudad de México deberán hacer escala hasta Madrid en los vuelos en código compartido con Air Europa. “Actualmente ya hemos alcanzado la cota del 50% de los pasajeros en estos aviones y estamos ajustando los tiempos de conexión”, celebra.

Sin embargo, las autoridades catalanas tienen motivos para el optimismo: Aeroméxico cuenta actualmente con 12 naves de largo alcance y se prepara para recibir un pedido de 19 Boeing 787 Dreamliner. “La mitad los recibiremos en los próximos tres años, y muchos irán destinados a Europa”, avanza. Un modelo mucho más eficiente que podría dejar en un segundo plano la falta del cliente de negocios entre ambas ciudades.

“El principal escollo a la hora de captar nuevas rutas es la falta de aviones de las aerolíneas”, lamentaban las autoridades de El Prat hace unos meses. Ahora, la traba parece menor. Según los datos del Comité de Rutas, casi 105.000 personas volaron de manera indirecta hacia México el año 2015.

Aeroméxico canceló en enero de 2012 las cuatro frecuencias semanales que unían Ciudad de México y Barcelona a bordo de un Boeing 767. El avión despegaba de América los lunes, miércoles, sábados y domingos y regresaban los lunes, martes, jueves y domingos. 

Mientras, una las nuevas naves ya aterrizará en el Aeropuerto de Barajas el próximo verano. El 787-9 sustituirá al 777, que hasta ahora operaba la ruta. Además, el número de frecuencias hasta Madrid crecerá desde las nueve actuales a 12; un camino que también seguirán Ámsterdam Londres. “Elevaremos un 12% la oferta de asientos hacia España”, cuantifica.