Air France creará una aerolínea para frenar a las compañías del Golfo

Un Boeing 777 de Air France, en una imagen de archivo

Air France creará una aerolínea para frenar a las compañías del Golfo

La ofensiva de la empresa francesa forma parte de un plan para facturar 28.000 millones y transportar a 100 millones de pasajeros en diez años

Emirates, Qatar y otras aerolíneas provenientes del Golfo Pérsico se expanden por los principales aeropuertos de Europa, Oriente Medio y Asia, y van mordiendo el mercado de compañías históricas como Air France-KLM. Pues esta empresa se planta y anuncia que creará una nueva compañía para recuperar terreno.

Esta nueva empresa no será de bajo coste, y se espera que para dentro de tres o cuatro años ya disponga de diez aeronaves de largo recorrido, que serán piloteadas por personal de Air France. Con esta expansión, el consorcio aéreo espera incrementar su actual facturación de 26.000 millones a 28.000 millones de euros.

Este crecimiento se enmarca en un plan llamado Trust Together, una hoja de ruta de inversiones y estrategias para lograr un crecimiento del 2% al 3%, y con la que Air France-KLM espera llegar a los 100 millones de pasajeros para el 2020 (actualmente transporta 91 millones al año).

Reforzar los hubs de Paris y Ámsterdam, y potenciar a Transavia

Este plan también apunta a potenciar al aeropuerto parisino de Charles de Gaulle como uno de los principales hubs del continente, y a reforzar la presencia de la empresa en la terminal de Schipol, en Ámsterdam, en coordinación entre KLM y la aerolínea de bajo coste Transavia (perteneciente al grupo aéreo).

Esta empresa low cost, la más importante de Holanda y la segunda en Francia, tiene a un fuerte competidor que es el TGV en territorio galo, por lo que el plan de Air France-KLM es volver a impulsarla para no perder terreno frente al tren y a otras aerolíneas de bajo coste.

El anuncio se realiza el mismo día en Air France-KLM publicó que en los nueve primeros meses del año había ganado 430 millones de euros, frente a la pérdida de 158 millones del mismo periodo del año anterior.

Con este plan, la empresa espera generar un impulso que permita recuperar la salud financiera y operativa tras una caída en las reservas del 5% al 10% entre junio y agosto, que se ha producido sobre todo entre los clientes japoneses, chinos y estadounidenses.