Alemania abandona la norma de mantener a dos tripulantes en la cabina

Dos pilotos en la cabina de un avión comercial.

Alemania abandona la norma de mantener a dos tripulantes en la cabina

Las aerolíneas alemanas estaban obligadas a que haya dos tripulantes en la cabina para evitar casos como el de Germanwings

Las aerolíneas alemana abandonarán la normativa que les obligaba a mantener dos tripulantes en la cabina de vuelo, una medida que se tomó tras la tragedia de Germanwings en los Alpes franceses.

La obligación de la presencia permanente de dos miembros de la tripulación en la cabina de vuelo fue introducida después de que el copiloto Andreas Lubitz, en un vuelo de Germanwings que cubría la ruta Barcelona-Düsseldorf, cerrara la puerta de la cabina de vuelo por dentro aprovechando que el piloto había salido e impidió que éste volviera a entrar. A los pocos minutos, Lubitz estrelló la nave contra la falda de una montaña y causó la muerte de 149 personas.

 "Las condiciones se dan", aseguró hoy a Efe un portavoz de la Federación Alemana de la Industria de la Aviación (BDL), al comentar la decisión de las aerolíneas, adoptada tras llegar a la conclusión de que un segundo miembro de la tripulación en la cabina de vuelo no supone mayor seguridad, sino que alberga, incluso, otros riesgos.

Más que una solución, era una fuente de problemas

Por ejemplo, la presencia obligada de dos miembros de la tripulación presupone abrir también con mayor frecuencia la puerta de la cabina de vuelo y aumenta el riesgo de que personas no autorizadas accedan al recinto.

Los análisis de riesgo realizados por las aerolíneas por recomendación de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) tras la introducción de esta normativa demuestran que no aporta mayores garantías, por lo que las compañías dejarán de aplicarla y adoptarán al mismo tiempo medidas de seguridad suplementarias.

Europa implementará nuevas medidas de seguridad

La EASA subraya que las aerolíneas tienen que garantizar la presencia siempre de al menos un piloto cualificado en la cabina de vuelo si otro piloto tiene que abandonar temporalmente su lugar durante el viaje por razones técnicas o físicas, precisa la BDL en un comunicado.

Además, las compañías deben certificar adicionalmente que sus pilotos cumplen con las condiciones psicológicas necesarias para el trabajo que desempeñan, posibilitar el acceso a programas de asesoramiento y apoyo psicológico, ofrecer una relación laboral estable con un seguro en caso de pérdida de licencia y minimizar la carga psicológica y social.

Desde el pasado 21 de abril, las aerolíneas alemanas están obligadas por ley a someter a sus pilotos a controles aleatorios de consumo de drogas, medicamentos y alcohol.