Argentina deberá indemnizar con 300 millones al Grupo Marsans

Aerolíneas Argentinas deja Barcelona y sólo mantiene la ruta diaria a Madrid.

Argentina deberá indemnizar con 300 millones al Grupo Marsans

El Banco Mundial condena al Estado argentino indemnizar al Grupo Marsans por la expropiación de Aerolíneas Argentinas en 2008

El CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones), dependiente del Banco Mundial, condenó al Estado argentino a pagar 300 millones de euros al Grupo Marsans por la expropiación de Aerolíneas Argentinas.

Según el fallo, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que adquirió la empresa por la simbólica suma de un peso (equivalentes a 21 céntimos de euro), no ha tenido “un trato justo y equitativo de sus inversiones” y que estas fueron “expropiadas ilegalmente”. Además de Aerolíneas Argentinas y Austral, el Estado absorbió a la empresa de carga Jet Paq, el servicio de rampa Aerohandling y el operador turístico Optar.

Los acreedores de Air Comet serán los beneficiados

Pero el Grupo Marsans está en quiebra desde 2010. Así que los que podrían beneficiarse con el dinero de la indemnización son los acreedores de Air Comet, la aerolínea que pertenecía al conglomerado dirigido Gerardo Díaz Ferrán, actualmente en prisión, y Gonzalo Pascual, quien ha fallecido.

La quiebra de la aerolínea de Marsans dejó casi 25.000 afectados y deudas por 259 millones de euros. Precisamente, Air Comet operó para Aerolíneas Argentinas, y sus activos necesitaban la indemnización reclamada para seguir con vida.

El Gobierno kirchnerista avanzó con la expropiación

En diciembre de 2008 el Senado declaró que las acciones de Aerolíneas y Austral eran “sujetas a expropiación”. El 9 de enero de 2009, el Gobierno de Cristina Fernández publicó el decreto 2347, por el que designó al Ministerio de Planificación como organismo expropiante de las aerolíneas, y creó una Unidad Administrativa que "tendrá a su cargo todas las tareas de manejo de la compañía". El Estado argentino se hizo cargo de los 9.000 empleados de las dos compañías, que controlan el 80% del mercado doméstico.

Marsans contraatacó con una reclamación de indemnización de 1.337 millones de euros ante el CIADI, y presentó su propio informe de tasación, elaborado por Credit Suisse Securities, en el que se valoraba ambas compañías entre 282 y 460 millones de euros.

Negociaciones sin avances

Entre enero y junio de 2009, la demanda internacional de Marsans fue objeto de una negociación entre el grupo español y el Gobierno argentino. El por entonces ministro de Planificación, Julio De Vido, y exsecretario de Transportes, Ricardo Jaime, se comprometieron a absorber en nombre del Estado parte de un contrato de compra de aviones Airbus que Marsans había suscrito en 2007. Jaime llegó a hablar de "entre 30 y 35 aviones" antes de irse del Gobierno, si bien meses después la cifra bajó a 13 aeronaves, precisa el diario Clarín.