Así bonifica Aena la creación de nuevas rutas

Un monitor del aeropuerto de Barajas durante una huelga de controladores. / EFE

Así bonifica Aena la creación de nuevas rutas

El gestor aeroportuario ahorra más de 600 millones de euros al balance de las aerolíneas

Carles Huguet

BARCELONA

16/01/2017 - 08:25h

Los aeropuertos españoles están de moda. El número de pasajeros en la red de aeródromos de Aena no para de aumentar y en 2016 ha rebasado por primera vez la barrera de los 230 millones. La creación de nuevas rutas no se detiene ya sea en el largo radio, con Asia como protagonista, como en el corto y medio. El boom llega impulsado por el gestor público, que recompensa a las aerolíneas que apuestan por el país con amplios beneficios fiscales.

La ayuda llega de la mano de un recorte tributario. Según explican fuentes del sector, el volumen total de los descuentos de tasas para las compañías superó los 600 millones de euros a lo largo del año pasado. Cuestionado por Cerodosbé, el organismo público ha rechazado dar a conocer estos datos.

No obstante, sí ha reconocido que la política de incentivos de 2017 todavía no ha sido aprobada. La falta de gobierno ha paralizado el visto bueno a un documento vital para la salud de los aeropuertos españoles. Por el momento, continúan vigentes las de los últimos doce meses.

Las tasas en Madrid alcanzan los 21,7 euros por pasajero

Mientras se debate la propuesta de bonificaciones para este año, Cerodosbé ha tenido acceso a los incentivos gubernamentales que se dieron a las compañías aéreas en 2016. Se reparten entre los pagos por pasajero, en materia de seguridad y por aterrizaje y despegue.

Por usuario que despega en su red de aeropuertos, Aena percibe una parte del billete por utilizar sus instalaciones. La porción oscila según el aeropuerto: en Madrid, el coste es de entre 15,5 y 21,7 euros y en Barcelona baila entre los 14,3 y los 17,6. Tras las dos grandes bases, el precio se reduce a un máximo de 9,7 euros en instalaciones como Palma de Mallorca y Málaga.

Sin embargo, el gestor bonifica la totalidad de estos importes en las rutas de nueva creación durante su primer año. El porcentaje cae hasta el 75% en el segundo año y al 25% en el tercero. De no tratarse de un nuevo destino para el aeródromo pero sí para la aerolínea, la cotizada perdona el 75% de la tasa en el primer ejercicio, el 50% en el segundo y el 25% en el tercero.

Además, Aena quiere convertir sus aeropuertos en puntos de conexión, y no sólo en destinos atractivos. Por ello, incentiva el 40% de los impuestos para aquellos usuarios que hagan escala en alguna de sus bases.