Así compra Vueling los días libres a la tripulación

Tripulantes de Vueling frente a un A321 de la compañía.

Así compra Vueling los días libres a la tripulación

La aerolínea lanza un plan para que el personal ceda dos días libres a cambio de 250 euros que le permite ahorrarse contrataciones adicionales

Carles Huguet

BARCELONA

18/07/2016 - 09:00h

En los países nórdicos es una práctica habitual. Que las tripulaciones cedan días libres en las épocas de mayor estrés de la operativa es usual en aerolíneas como Norwegian Air. Ahora, y como medida para paliar la crisis vivida en el Aeropuerto de El Prat, Vueling se ha lanzado a comprar las jornadas de asueto de la tripulación.

La compañía llegó a un acuerdo con los sindicatos a cambio de unas condiciones muy beneficiosas para la plantilla. Se ahorra así tener que contratar azafatas y pilotos adicionales para la campaña de verano, para la que ya ha incorporado al menos un centenar. Según ha podido saber Cerodosbé, los tripulantes que se adhieran al plan recibirán 250 euros a cambio de ceder dos días libres.

En un correo electrónico al que ha tenido acceso este medio, la dirección expone las bases del llamado Plan de Productividad 2016. En el texto solicita que sus empleados concedan dos jornadas de trabajo a la empresa durante los meses de julio, agosto y septiembre. “Se trabajará un máximo de un día libre mensual por tripulante, que se elegirá a discreción de la empresa y en función de las necesidades operativas”, advierte.

 Los días perdidos serán devueltos durante la temporada de invierno –del 29 de octubre al 25 de marzo- en las fechas solicitadas

La compensación económica será abonada en la nómina de agosto, pero no será el único beneficio para los tripulantes. Los días perdidos serán devueltos durante la temporada de invierno –del 29 de octubre al 25 de marzo- en las fechas solicitadas. “Siempre que lo permita la programación”, matiza el correo.

Los tripulantes de cabina siempre han sido un gremio muy beligerante en Vueling. Con el sindicato Stavla a la cabeza han denunciado en varias ocasiones la falta de recursos de la aerolínea inmersos en la negociación de un convenio colectivo enquistado. Actualmente existen dos escalafones entre las azafatas: Los que se adhirieron al marco aceptado por Comisiones Obreras -con una ligera mejora salarial y dietas en los destacamientos- y los que no. 

Con un clima laboral tenso, que parece haberse relajado durante la crisis con la firma de este acuerdoMiquel Martret, director de los tripulantes de la compañía y servicios a bordo, abandonará la compañía este mes de julio en dirección Air Arabia -la firma de bajo coste de los Emiratos Árabes-. Allí compartirá oficinas con Fernando Val, antiguo director de producción de la low-cost española. En su despacho se aposentará Carlos Montesiones, hasta ahora director de Recursos Humanos en Iberia Express.

En los últimos días, la tensión en Vueling se ha reducido tras la incorporación de centenares de trabajadores y nuevos aviones

El de las azafatas fue uno de los colectivos más castigados en los primeros días de la operativa veraniega de la aerolínea. Según denunciaba un trabajador, los turnos alcanzan las 12 horas seguidas y hay semanas que se ha trabajado los siete días seguidos. Debido a los retrasos, "nunca podemos cumplir los cuatro vuelos que tenemos previstos", lamentaba. Una programación de la que en muchas ocasiones se enteraban en la misma zona de entrada. "La gente no sabe ni donde va a viajar cada día", zanjaban.

Ahora, pero, la tensión parece haberse relajado con la incorporación de un centenar de personas y nuevos aviones en reserva. De hecho, la semana pasada, la puntualidad de Vueling llegó a oscilar el 85%, el mejor dato del año frente al 69,9% que ha registrado de media en los últimos 12 meses.