Bienvenido, pasajero: en esto se fija un tripulante cuando subes al avión

Una tripulante de cabina de Delta Air Lines atiende a una pasajera.

Bienvenido, pasajero: en esto se fija un tripulante cuando subes al avión

El personal de cabina realiza un escáner a todos los viajeros. Te desvelamos sus principales puntos de interés

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

14/03/2017 - 20:00h

Tras pasar por el control de seguridad, a los pasajeros todavía les aguarda un último escáner antes de subir al avión: el de la tripulación. Y lo sentimos pero en muy pocas ocasiones es para evaluar el atractivo del viajero. El personal de cabina repasa a los rasgos de los clientes en apenas una mirada con tal de obtener información relevante en caso de emergencia.

Según explica Sjaak Schulteis, una asistente de vuelo con más de 30 años de experiencia, al Mirror, lo primero que trata de averiguar de un pasajero es el idioma que habla. “Rápidamente busco si lleva una revista o un periódico con él”, desvela. En caso de llegar con las manos en los bolsillos, existe un plan B: “saludarles con la lengua de origen del vuelo para ver cómo responden”.

El interés por la lengua lo justifica otra tripulante, Janice Bridger: “si no entiende mi idioma no podrá comprender las instrucciones que gritemos en caso de sufrir algún contratiempo”. Hay más: “es probable que quede descartado para sentarse junto a las salidas de emergencia debido a que puede tener dificultades para entender las instrucciones de apertura de las puertas”.

Otra de las prioridades del personal de a bordo es identificar si el pasajero está drogado o borracho. “Si percibimos que está perjudicado es posible que no se le permita entrar en el avión”, asegura Bridger. Para identificarlo, la primera impresión es la más adecuada. “Acostumbramos a rechazar viajeros que podrían ser un peligro en un avión”, añade.

La tercera inquietud de los tripulantes al verte es analizar tu estado físico. “Miro las discapacidades que puede tener una persona y que pueden impedirle abrir las salidas de emergencia, que puede pesar más de 30 kilos”, explica.

No obstante, esta puede no ser tu única misión cuando subes al avión. “Si veo a alguien musculado, fuerte y en buena forma física memorizo su rostro y el asiento en el que viaja”, cuenta. No te emociones. “Si vemos que va a producirse un conflicto a bordo, le pediré de forma discreta si estaría dispuesto a ayudar a la tripulación en caso de ser necesario”, desvela Bridger. ¿Qué significa ayudar? “someter o inmovilizar a un viajero problemático”, sentencia.