Binter Canarias pone la directa en su expansión africana

Un avión ATR 72 de Binter Canarias.

Binter Canarias pone la directa en su expansión africana

La aerolínea ultima los detalles para volar hasta Mali a partir del mes de septiembre

Carles Huguet

BARCELONA

26/05/2017 - 06:55h

Desde el archipiélago canario al continente africano. Es la misión que se ha impuesto Binter Canarias desde 2002, cuando saltó de manos de Iberia hasta la propiedad de un grupo de empresarios locales. El mismo día que la compañía ha anunciado que volará a Nuadibú, la segunda ciudad más importante de Mauritania, fuentes de la firma explican que ya ultiman los trámites para conectar la isla de Gran Canaria con Mali.

Según ha podido saber Cerodosbé, la operadora tiene previsto volar dos veces por semana al aeropuerto de Bamako, en la capital del país, a partir del próximo mes de septiembre. Si bien ya disfruta de los permisos necesarios, la firma esperará a tener el proyecto atado para anunciarlo.

La nave escogida será un Bombardier CRJ100, con una capacidad máxima para 52 pasajeros y autonomía suficiente para realizar los 1.860 kilómetros que separan ambos aeródromos.

De este modo, Binter sumará el decimotercer destino internacional al mapa. A las dos conexiones portuguesas, en Lisboa y Maderia, en 2005 comenzó una expansión por el continente africano que continúa hasta el día de hoy. Ese mismo año se inauguraron los vuelos hacia Marrakech y Casablanca, en Marruecos, y El Aaiún, en el Sáhara Occidental. Desde entonces se ha ligado a Agadir (Marruecos), Dajla (Sáhara), Nuakchot y Nuadibú (Mauritania), Dakar (Senegal), Banjul (Gambia) y la Isla de Sal (Cabo Verde).

A pesar de la ambición, el crecimiento no ha llegado carente de riesgos. En 2015, el negocio internacional sólo transportó a 105.000 frente a los más de 2 millones del negocio doméstico. "Algunos de los destinos han tardado en consolidarse", admitía Pedro Agustín Del Castillo, presidente de la aerolínea, a El País. "Lo normal es que una ruta se consolide en un par de años, estas han tardado cuatro pero ya están en ello", auguraba hace un año. "Cuando lo logren podremos poner más frecuencias", sentenciaba.