Boeing tiene motivos para preocuparse por Airbus

El primer A330neo a punto de realizar su vuelo de prueba en Tolouse. Foto: A.Domejou-Airbus.

Boeing tiene motivos para preocuparse por Airbus

El nuevo A330neo de Airbus se prepara para marcar terreno al fabricante norteamericano

Airbus está preparado para enseñar los colmillos a Boeing. Y el flamante A330neo, que este jueves realizó su primer vuelo de prueba en Tolouse, será la punta de lanza para que el consorcio europeo pueda recuperar terreno ante el fabricante norteamericano.

El nuevo desafío lo anunció en su sede del sur de Francia el responsable de aviones comerciales y número dos de Airbus, Fabrice Brégier, que indicó que, gracias al A330neo y al otro modelo de doble pasillo que ya está operativo, el A350, el constructor europeo tiene intención de liderar a escala global este segmento.

Brégier apuntó que para la renovación de la familia A330 se han tomado como referencia "las lecciones del A350", que es su modelo tecnológicamente más puntero en el catálogo del consorcio.

Las novedades del A330-900

La principales innovaciones del A330-900 (así será su nombre comercial) son los nuevos motores Trent 7000 de Rolls Royce y un mejor aerodinamismo, tanto en el diseño de las alas como en los dispositivos verticales añadidos en sus extremos.

En conjunto, estos avances permiten un ahorro de carburante del 14 % por asiento respecto a su equivalente en activo, el A330-300. Eso permite ampliar el radio de acción del A330-900 hasta 12.100 kilómetros, frente a los 11.760 kilómetros del A330-300, y con una mayor capacidad (287 pasajeros en lugar de 277), lo que lo convierte en un competidor directo del 787 de la multinacional estadounidense Boeing, pero también del propio A350.

Llegan los pedidos

Hasta ahora Airbus ha recibido pedidos por un total de 212 unidades del programa A330neo, que además del A330-900 incluye el A330-800, que se añadirá a la fase de pruebas en unas semanas y que tiene menos plazas (257) pero más autonomía de vuelo (unos 13.900 kilómetros).

La nueva aeronave tienen un precio de catálogo de 248 millones de euros, frente a los 221 millones que cuesta el A330-300 al que está llamado a reemplazar. En tanto, el futuro A330-800 se venderá a 217 millones, un monto mayor que los 200 millones que cotiza el A330-200.

Avanzada con Bombardier

Airbus ha podido aparcar la crisis de imagen que golpeaba al consorcio por las filtraciones de las investigaciones de la justicia de varios países por presuntos sobornos. La operación sorpresa con Bombardier le ha permitido ganar puntos frente a Boeing, en la medida en que está previsto que los CSeries no sólo se ensamblen en Canadá, sino también en una nueva cadena de montaje en Estados Unidos junto al complejo que el grupo europeo tiene en Mobile, (Alabama, EEUU).

Se trata de puentear así el reciente arancel del 300 % que Estados Unidos ha impuesto a las importaciones aeronáuticas de Canadá, considerado una maniobra para impedir la entrada del CS100 y del CS300 en un mercado dominado por Boeing.