Boeing quiere fabricar el primer avión de pasajeros sin piloto

La presencia humana es indispensable en los vuelos, al menos en los próximos años.

Boeing quiere fabricar el primer avión de pasajeros sin piloto

El fabricante de aviones desarrolla un sistema de despegue, aterrizaje y pilotaje totalmente autónomo para ser probado en 2018

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

10/06/2017 - 17:33h

El desarrollo del coche autónomo es cada vez más cercano, y quizás no falten muchos años para que las calles estén pobladas de automóviles sin conductores. Aunque los aviones tienen un sistema de piloto automático que funciona hace décadas, todavía no hay aeronaves 100% autónomas. ¿La causa? La dificultad del aterrizaje y el despegue.

Además, el piloto automático se conecta cuando el avión ya está en el aire, con su velocidad crucero, y en todo momento los comandantes verifican que funcione correctamente. A la primera incidencia, toman los mandos manualmente.

Pero Boeing quiere ir un paso más allá, y su vicepresidente Mike Sinnett –que también es piloto- dijo que la compañía pretende desarrollar un modelo que pueda despegar, volar y aterrizar sin asistencia humana. “Los elementos básicos de la tecnología están disponibles, pero estamos estudiando cómo podemos combinarlos para desarrollar los algoritmos necesarios”, dijo.

Si el sistema funciona, en 2025 se podría implementar en vuelos comerciales

La constructora aeronáutica pretende tener un programa listo para el 2018 y comenzar con las pruebas. El punto clave estará en ser tanto o más seguro que la actual conducción humana: “un avión autónomo tiene que ser capaz de aterrizar como el capitán Chesley Sullenberger en el milagro en el río Hudson”, dijo Sinnett.

El ejecutivo se refería al vuelo 1549 de US Airways, que pudo amerizar en las aguas del Hudson tras recibir el impacto de varias aves en sus motores; en el que los 150 pasajeros fueron rescatados ilesos. “Si la inteligencia artificial no puede resolver una situación así, no lo podremos desarrollar”, dijo.

Si las pruebas tuvieran éxito, Boeing calcula que en 2025 la tecnología se podría incorporar a los vuelos comerciales. Además quitaría presión a la urgente necesidad de nuevos pilotos por el crecimiento de tráfico aéreo: un estudio señala que en los próximos 20 años se deberán contratar 558.000 personas para poder conducir los aviones.

Ya algunos experimentos están teniendo éxito: un brazo robótico llamado Alias ha conseguido despegar y aterrizar un Boeing 737-800 NG, pero cabe aclarar que no era un vuelo real, sino en un simulador.