Brasil abre la puerta al control extranjero de sus aerolíneas

Michel Temer, presidente interino de Brasil

Brasil abre la puerta al control extranjero de sus aerolíneas

Los diputados del país sudamericano aprobaron un proyecto para que los inversores de otros países puedan controlar el 100% de sus líneas aéreas.

Cerodosbé

Barcelona

22/06/2016 - 10:59h

Brasil puede flexibilizar la entrada de inversores extranjeros a sus aerolíneas de bandera: la Cámara de Diputados de este país aprobó un decreto que permitirá que grupos empresariales de otras naciones puedan adquirir hasta el 100% del capital de líneas aéreas brasileras, frente al 20% que se avala en la actualidad.

Todavía falta que el Senado lo apruebe para que pueda entrar en vigor. Y este proyecto es más liberal que el propuesto por la presidenta Dilma Roussef, que antes de ser destituida por el parlamento, había propuesto elevar del 20% al 49% el porcentaje de participación de las empresas extranjeras.

Pero el proyecto tiene un detalle importante: los extranjeros que quieran tener el control total de una aeronáutica tiene que contar con un acuerdo de reciprocidad: o sea, que el país del que procede el inversor también deberá permitir que los brasileros puedan controlar sus aerolíneas.

Y otra condición es que la empresa extranjera tiene que mantener la sede de la aerolínea en el país.

La liberalización de las compañías busca salvar al sector de la crisis financiera

Según el bloque oficialista, que promovió el proyecto, la entrada de capital extranjero ayudará al sector a afrontar su crisis estructural y financiera (entre enero y mayo el número de pasajeros ha caído un 8,2%), y llevará a una reducción en el precio de los pasajes. Además, “se permitirá a las aerolíneas brasileras contar con más tecnología, más aeronaves y más seguridad”, dijo el diputado André Moura, portavoz del gobierno en la cámara baja.

Esta idea es rechazada por la oposición, que afirma que se abre la puerta a la creación de monopolios y que no beneficiará a los usuarios.

Si la norma sale adelante, Brasil se sumará al estricto club de naciones que dan una total libertad al control extranjero de sus aerolíneas, donde también se encuentran Chile y Singapur.