Cathay Pacific se despeña en pérdidas

El presidente de Cathay Pacific, John Slosar, anuncia las pérdidas de la aerolínea en 2016. | EFE

Cathay Pacific se despeña en pérdidas

La aerolínea hongkonesa pierde 70 millones de euros frente a los 730 millones de euros que ganó en 2015

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

15/03/2017 - 12:00h

La aerolínea hongkonesa Cathay Pacific tuvo unas pérdidas netas de 69,6 millones de euros en 2016, su primer resultado negativo en ocho años, ha reconocido este miércoles la compañía. La firma, que ha desembarcado en los últimos meses con fuerza en España, teñirá de rojo la inauguración de sus vuelos hasta Madrid, iniciados el pasado verano, y Barcelona, que comenzarán en julio.

El balance contrasta con los 730 millones de euros que la aerolínea ganó en 2015 beneficiada por los bajos precios del petróleo. Cathay ha atribuido las pérdidas a la elevada competencia que existe en el sector, especialmente en el segmento de bajo coste, y al exceso de capacidad en el transporte aéreo de mercancías.

"También fueron importantes tres factores económicos: la reducida tasa de crecimiento económico de China, una reducción en el número de visitantes a Hong Kong y la fortaleza del dólar hongkonés", ha señalado John Slosar, presidente del grupo, en una carta a los accionistas.

La facturación de Cathay Pacific se resintió en 2016 al caer un 9,4 % con respecto al año anterior para quedar en 92.751 millones de dólares hongkoneses (11.940 millones de dólares, 11.220 millones de euros). Los ingresos por pasajeros retrocedieron un 8,4 % interanual hasta 66.926 millones de dólares hongkoneses (8.610 millones de dólares, 8.10 millones de euros), a pesar de que la empresa incrementó su capacidad de transporte en un 2,4 %.

Además, la situación no tiene visos de mejorar. El pasado diciembre, Ivan Chu Kwok-Leung, director ejecutivo de la operadora, reconoció que 2017 será un año complicado debido a la caída de la rentabilidad por el exceso de capacidad y  el descenso de los viajes de negocios.

La misma suerte correrán el resto de aerolíneas del gigante asiático. Para este año, el banco HSBC vislumbra un descenso de los beneficios en un 40% para Air China. Peor suerte correrá China Southern Airlines, sobre la que se espera un declive del 55%. Mientras, China Eastern Airlines, que en junio empezó a volar entre Madrid Shanghái, perderá un 17%.