Cómo hizo un argentino para volar gratis durante cuatro años

Aeronave de Aerolíneas Argentinas

Cómo hizo un argentino para volar gratis durante cuatro años

Un consultor informático realizó entre 24 y 26 viajes por Aerolíneas Argentinas pagando con tarjetas ajenas, y le ascendieron a la categoría de ‘socio platino'

Durante cuatro años, desde el 2008 y el 2012, Martín Fumarola viajó entre 24 y 26 por Aerolíneas Argentinas sin pagar un duro. O un peso, en rigor de la moneda del país sudamericano. ¿Cómo lo hizo? Pues con los números de tarjetas de crédito ajenas, y realizando las compras en horarios donde se relajaban los controles.

Como las operaciones de Fumarola no superaban los límites de compra de las tarjetas, los pagos eran autorizados sin problemas. Para cuando el titular del plástico recibía en su extracto la factura del viaje, ya era tarde: el estafador había viajado, disfrutado y regresado a su casa.

Las reservas del consultor informático se realizaban por la noche, durante los fines de semana, y a pocas horas de tomar el vuelo deseado, momentos en los que no había personal que controlara las operaciones de compra. En ese entonces ya Aerolíneas dependía del Estado argentino, pero cuando se ajustaron los protocolos de seguridad en 2012, se descubrió la maniobra.

Más de diez destinos gratis

Fumarola pudo viajar desde Córdoba –en el centro de Argentina- a otras ciudades del país, como Bahía Blanca o Salta, pero también disfrutó de las playas de Brasil, de los museos de Italia, y según la dirección de migraciones argentina, se registraron entradas en Estados Unidos, Sudáfrica, Alemania, México, Francia y una media docena de países más.

Tanto había viajado que Aerolíneas le otorgó la categoría de ‘socio platino’ en el programa de millas Ar-Plus. Cuando fue descubierto, Fumarola se presentó en las oficinas de la aerolínea y prometió pagar la deuda de 30.000 pesos (2.000 euros), pero que si se toman en cuenta los destinos informados por Migraciones, debería ser de un coste de al menos diez veces más alto. A cambio, pidió conservar los puntos que había acumulado con tantos viajes, a lo que las autoridades de la empresa se negaron.

Según los medios argentinos, Fumarola también habría comprado pasajes en otras aerolíneas como LAN, Lufthansa y Air Canadá, pero la justicia argentina no lo investiga esa posibilidad.