¿Cuánto cuesta realmente volar con Level y Norwegian?

Uno de los A330 que utiliza Level.

¿Cuánto cuesta realmente volar con Level y Norwegian?

Tras los precios promocionales se esconden un sinfín de extras que acercan el precio a las compañías tradicionales

Carles Huguet

BARCELONA

08/06/2017 - 06:55h

Nos hemos aprendido la promoción prácticamente de memoria: “vuelos a Los Ángeles por 149 euros” o “viaja a San Francisco por 99 euros”. Precios que han colocado a compañías como Norwegian y Level entre las opciones favoritas para este verano. El Aeropuerto de El Prat está de celebración gracias al aluvión de rutas intercontinentales y parece que los clientes también: más de 135.000 personas ya han comprado un billete en la filial de International Airlines Group (IAG). Sin embargo, son pocos los que acaban volando por estos precios.

Más allá de los primeros días después de la salida a la venta de los boletos es prácticamente imposible beneficiarse de estas condiciones. Haciendo un ejercicio de prueba y tomando como ejemplo la ruta entre Barcelona y Los Ángeles, en la que ambas aerolíneas se solapan, un trayecto de ida y vuelta para el mes de septiembre ronda los 500 euros con Norwegian y los 700 con Level.

Vayamos a por los extras, pues las tarifas comentadas excluyen tanto las comidas como la facturación del equipaje. Al añadirle los complementos, los costes ascienden a los 850 euros con Level y a 670 con Norwegian.

No obstante, son muchos los que optan por mantenerse fieles a los precios bajos y descartan las tarifas superiores a cambio de una mochila y un bocadillo traído de casa. Es aquí donde se entra en el dispar mundo de los extras: desde la comida y bebida a bordo hasta las mantas.

Aquellos que escojan la tarifa más barata en la operadora nórdica pueden reservar con antelación un menú –dos ágapes— por 32, 5 euros. Si no, el coste de los refrescos oscila entre los 4 y los 5 euros. Las bebidas con alcohol saltan desde los 7 euros de las cervezas hasta los 15 euros de los combinados.

Mientras, los aperitivos bailan entre 4 y 8 euros. Pero aquellos a los que les entre el hambre pueden optar por una ensalada de pollo o de frutas o bocadillos de jamón serrano, tortilla, pavo y jamón y queso por unos 10 euros.

A cambio, Level rebaja el precio de las bebidas a los 3 euros de los refrescos o los 3,5 del café. Mientras las bebidas espirituosas rondan el mismo precio que sus competidores. En el menú, el abanico abarca desde los 4,5 euros de unos fideos Yatekomo a los 14 euros de un ágape kosher pasando por los 9 euros de un plato de pasta a la boloñesa.

Si el vuelo es nocturno, en la mayoría de ocasiones una manta se torna imprescindible. Norwegian la cobra a 5 euros –en primera clase es gratis— y la filial de IAG lo hace a 12 euros acompañada de un cojín, calcetines y tapones para los oídos.

La última oportunidad de recargo para ambas aerolíneas llega con la conectividad. Los Boeing de Norwegian no disponen de wifi a bordo “de momento”. Por su parte, los Airbus de Level diferencian los paquetes en tres tipos: 9 euros por una hora, 25 euros por cuatro horas y 30 euros por el vuelo completo.

Visto el laberinto, quizás no es tan mala opción optar por una aerolínea tradicional: para las mismas fechas y con una escala de menos de dos horas, United, Lufthansa, Air Canada y Alitalia ofrecen billetes de ida y vuelta con equipajes, mantas y comidas a bordo incluidas por 500 euros.