Easyjet ampliará su apuesta por Barcelona

Una imagen de la inauguración de la base de Easyjet en Barcelona.

Easyjet ampliará su apuesta por Barcelona

La aerolínea británica aparcará más aviones en la base que abrió hace ocho meses en El Prat y contratará nuevas tripulaciones

Carles Huguet

BARCELONA

29/09/2016 - 09:00h

La aerolínea con más tráfico del Reino Unido no va de farol en Barcelona. Si el pasado mes de febrero anunció la apertura de una base en el Aeropuerto de El Prat, la primera en España después de abandonar Madrid en 2012, ahora redoblará su apuesta por la capital catalana. De cara a la próxima temporada de verano aumentará el número de aviones que dormirán en el aeródromo mediterráneo, explica Javier Gándara, director de la compañía en la Península Ibérica.

Pese a prometer crecimiento, se resiste a dar cifras concretas. "No depende sólo de nosotros, también va en función de las necesidades existentes en alguna de las otras 28 bases que la empresa tiene alrededor del continente", señala. Las naves no llegarán solas. "Por cada aparato se contratan entre 40 y 45 pilotos y tripulantes", cuantifica. Actualmente, el hub presume de tres aeronaves y unos 300 empleados en BCN.

Además, Gándara celebra que la ocupación de los vuelos de Easyjet ha superado el 90% durante todo el año. "En verano todavía se ha acercado más al 100%", detalla. Con la temporada tan complicada que ha vivido Vueling, el ejecutivo se desmarca de la estrategia de Ryanair -que lanzó una campaña para pescar pasajeros descontentos con la firma española-. "Nos hemos mantenidos fieles a nuestra operativa y no hemos programado más frecuencias para hacer sangre en la competencia, no es nuestro estilo", zanja.

 "Se debería alcanzar un acuerdo bilateral lo más flexible posible, que no restrinja las rutas que se puedan volar entre el archipiélago británico y el continente", explica Gándara tras analizar el brexit

En el marco de una sesión informativa organizada por la auditoría Auren para analizar el impacto del brexit en la economía europea, el directivo ha descrito el temor existente en el sector con la palabra de "incertidumbre". "Nuestro trabajo es reducir al máximo estas dudas", advierte. Por ello, la compañía ya ha iniciado los trámites para tener un certificado de operador europeo. "Valoramos los 27 países de la Unión Europea, España incluida, para establecernos", enumera. De dar el paso, sería el tercer permiso que acapara la aerolínea tras el británico y el suizo. 

El miedo llega debido a que con la salida, el Reino Unido queda fuera del Cielo Único Europeo, que elimina las restricciones para volar entre los estados miembro. "Se debería alcanzar un acuerdo bilateral lo más flexible posible, que no restrinja las rutas que se puedan volar entre el archipiélago británico y el continente", se posiciona Gándara. Y es que según revela Tim Hemmings, consejero de la Embajada Británica en Madrid, "actualmente hay más vuelos entre Gran Bretaña y España que entre Estados Unidos y Canadá".