El 2017 negro de Air Europa

Un Airbus A330 de Air Europa. | EFE

El 2017 negro de Air Europa

Los pasajeros nacionales y europeos se desploman en una aerolínea que solamente se mantiene fuerte en las rutas hacia Latinoamérica

Carles Huguet

BARCELONA

15/05/2017 - 06:00h

Javier Hidalgo ha comenzado con el pie izquierdo a los mandos de Air Europa. El hijo del magnánimo patrón de Globalia –que engloba a la aerolínea junto con Halcón Viajes y Be Live Hotels— tomó las riendas de la nave el pasado otoño de la mano de su padre, Juan José Hidalgo, y las cifras parecen darle la espalda en el comienzo de curso. La sangría de pasajeros es constante mes a mes y ni las promociones animan a los viajeros españoles a volar con la compañía aérea.

Según las cifras a las que ha tenido acceso Cerodosbé, la aerolínea ha perdido viajeros en todos los meses del año a excepción de abril –cuando se celebró la semana Santa--, cuando transportó apenas un 2% más de usuarios que en 2016. Fuentes del sector tienen claro el diagnóstico: “La operadora no se ha sabido distinguir ni por un producto de calidad ni por unos precios competitivos”. La salvaje competencia existente en los cielos europeos ha hecho el resto.

Además, las mismas voces señalan que, por segundo año consecutivo, Globalia ha cerrado el ejercicio con menos de 50 millones disponibles en caja. La falta de efectivo se ha convertido en un obstáculo para acometer inversiones de manera rápida y ha segado todavía más su competitividad.  

En toda la red española, la aerolínea se elevó un 2% en abril y cayó un 10,7% en marzo –en parte por el efecto de la semana Santa--. No obstante, en el mes de febrero las vacaciones de Pascua no tienen incidencia y el descalabro es también del 10%. Los datos señalan que el descenso es especialmente flagrante en los vuelos dentro del territorio español, con un 20% menos de pasajeros. Al resto de la Unión Europea, la rebaja es del 7% y solamente salva la reputación de la aerolínea la operación intercontinental, que sube un 18% gracias a las rutas a Latinoamérica.

Los problemas en las conexiones domésticas ya se advirtieron en 2015. En otoño, Norwegian Air comenzó a operar vuelos desde el archipiélago canario a Barcelona y Madrid. La tarta que entonces se repartía con Vueling, Ryanair e Iberia pasó a tener un comensal más, y la porción de la que se nutrió fue la de Air Europa.

La crisis no entiende de aeropuertos. En Barajas –epicentro de los vuelos de larga distancia de la compañía-- el tráfico general descendió un 1,9% en febrero y un 3,3% en marzo. Sólo enero registra resultados positivos. Mientras, en El Prat los recortes son flagrantes: un 4% en enero, un 31% en febrero y un 23% en marzo. Cerodosbé no ha logrado obtener la cifra de pasajeros de cada aeropuerto del mes de abril, pero, al menos en el caso madrileño, debería ser mejor a del 2016.

De este modo, Air Europa ha transportado un 5% menos de viajeros en el primer cuatrimestre del 2017 que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Por ello, desde las oficinas de Palma de Mallorca los ejecutivos ya se han puesto a trabajar con promociones como la tarifa Minimax, que añade los gratuitamente los extras al precio básico de la compañía, o descuentos de un 20% para el Día de la Madre.

Consultado por Cerodosbé, un portavoz de Globalia ha declinado añadir comentarios a las cifras publicadas.