El director de la tripulación de Vueling se marcha en plena crisis

Vueling's cabin staff will have a new director as of the 15th of July

El director de la tripulación de Vueling se marcha en plena crisis

Miquel Martret abandonará la aerolínea el próximo 15 de julio y será sustituido por Carlos Montesinos, de Iberia Express

Carles Huguet

BARCELONA

05/07/2016 - 09:00h

Otra salida en Vueling, y en el momento menos indicado. Desde que en el mes de marzo Sonia Jerez, directora corporativa, abandonara la low-cost dirección Wizz Air, la marea había estado calmada. Sin embargo, el próximo 15 de julio, el parte de bajas sumará un nuevo nombre: Miquel Martret, director de los tripulantes de la compañía y servicios a bordo. 

Según explican fuentes del sector, la decisión ha sido tomada por el propio ejecutivo, con una oferta de Air Arabia -la compañía de bajo coste de los Emiratos Árabes- sobre la mesa. La salida debió efectuarse el pasado 1 de julio, pero finalmente se demorará dos semanas ante el caos actual al que se enfrenta la aerolínea. La compañía de destino es la misma que en primavera incorporó a Fernando Val, antiguo director de producción de la filial del Grupo IAG, para ejercer de director de operaciones.

Martret, además, ya tiene sustituto. Se trata de Carlos Montesinos, desde 2014 director de recursos humanos en Iberia Express, aerolínea de la que Vueling ya pescó el trimestre pasado para incorporar de una tacada a Jorge Saco y Valentín Lago como director corporativo y de producción, respectivamente.

Vueling  reconoce los "grandes retos" que Montesinos tiene por delante y por ello pide "ayuda y colaboración a los empleados"

La decisión ya ha sido comunicada por Lago a la plantilla. En un correo al que ha tenido acceso Cerodosbé, pide al personal "una calurosa bienvenido y todo vuestro apoyo" para el recién llegado. En la carta, reconoce los "grandes retos" que Montesinos tiene por delante y por ello pide "ayuda y colaboración" a los empleados. Además, tiende la mano al gremio: "No sólo deberá gestionar un equipo tan amplio como el vuestro, sino que deberá asegurarse de que desde las oficinas damos respuestas a vuestras necesidades".

Cuestionados por la flamante incorporación, fuentes sindicales otorgan un voto de confianza al recién llegado. Sin embargo, recuerdan que su experiencia en el mundo de la aviación se remonta a hace sólo dos años y que jamás ha gestionado un equipo tan ambicioso como el de 2.200 tripulantes de cabina que forman Vueling.

El gremio de azafatas ha sido uno de los más castigados en los primeros días de la operativa veraniega de la aerolínea. Según denuncia un trabajador, los turnos pueden alcanzar las 12 horas seguidas y hay semanas que se ha trabajado los siete días seguidos. Debido a los retrasos, "nunca podemos cumplir los cuatro vuelos que tenemos previstos", lamentan. Una programación de la que en muchas ocasiones se enteran en la misma zona de entrada. "La gente no sabe ni donde va a viajar cada día", zanjan.

"Más de un tripulante de cabina ha sido escupido durante estos días", lamentan desde la plantilla

Además, al ser la cara visible de la compañía deben enfrentarse al enfado de los pasajeros. "Más de uno ha recibido un salivazo estos días", recuerda. No es la agresión más grave. Aunque de fuera del colectivo, un trabajador de atención al cliente fue atacado con su propio teclado en el aeropuerto de Palma de Mallorca

Ante tal falta de recursos, Vueling prevé incorporar una marabunta de tripulantes en las próximas semanas. De momento, el pasado 1 de julio un centenar de personas ya se sumó a la actividad diaria tras completar el periodo de formación. Otro de los recursos ha sido abrir una venta para que el personal acuda de manera voluntaria en sus días de descanso a echar una mano en la mermada operativa.

Los problemas entre el personal de a bordo no se limitan al colapso veraniego de la compañía. Sindicatos como Stavla han judicializado las negociaciones por el convenio colectivo desde hace un año y medio. El resultado, un acuerdo que ha adoptado solamente una parte de la plantilla y que ha generado una doble escala salarial además de otros beneficios puntuales, como pueden ser las dietas en los destacamientos -cuando se duerme fuera de la base principal-. 

Contactada por Cerodosbé, la empresa ha confirmado los cambios pero ha declinado hacer más comentarios.