El ‘loco’ O’Leary cuadra el círculo: gana más vendiendo más barato

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary.

El ‘loco’ O’Leary cuadra el círculo: gana más vendiendo más barato

Ryanair registra unos beneficios de 1.316 millones mientras centra su expansión en Alemania, Polonia e Italia

Carles Huguet

BARCELONA

30/05/2017 - 13:20h

La imagen de excéntrico lo acompañará para el resto de sus días. El rostro de Michael O’Leary, consejero delegado de Ryanair, es indisoluble a los trajes de torero y demás payasadas con las que acostumbra a presentar sus nuevas rutas. Tras la cortina de extravagancias se esconde la aerolínea que más pasajeros transporta en Europa y de las que más dinero ganó en 2016, con unos beneficios de 1.316 millones de euros, un 6% más que en el último ejercicio.

Si bien los conglomerados de compañías International Airlines Group –que engloba a British Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level—y Lufthansa –que agrupa a Lufthansa, Swiss, Austrian Airlines, Brussels AirlinesEurowings—lograron unas ganancias superiores, la low-cost irlandesa fue la operadora individual más rentable del año. Y lo logró en una campaña en la que la devaluación de la libra por el anunció del brexit  y los ataques terroristas en varias ciudades europeas golpearon sus expectativas y le obligaron a recortar el precios de los billetes.

"Los inversores deben reconocer el riesgo negativo que plantea el brexit o la repetición de cualquiera de los sucesos de seguridad ocurridos el pasado año en ciudades europeas, factores que podría dañar la confianza del consumidor", admite el ejecutivo. No obstante, Ryanair ha esquivado las zancadillas con un abaratamiento medio del 13% de los pasajes, factible gracias a una rebaja del 11% de los costes con la inestimable ayuda del bajo precio del combustible.

Además, la compañía logró elevar el volumen de pasajeros en un 13% hasta alcanzar los 120 millones de viajeros sin ver afectado el porcentaje de ocupación de los aviones, que se mantuvo en el 94%. “Para el próximo año la cifra podría crecer hasta los 130 millones de clientes con una caída de las tarifas de entre el 5% y el 7%”, pronostica O’Leary.

La expansión será lejos del Reino Unido y aprovechará los problemas financieros de aerolíneas europeas como Air Berlin y Alitalia. De este modo, Alemania, Polonia e Italia serán los focos de crecimiento de una sociedad que comienza a explorar el negocio del largo radio al asociarse con Air Europa para vender los billetes de la empresa española en su página web.

Para ello tiene previsto incorporar hasta 47 aviones Boeing 737 a la flota hasta marzo de 2018. “Existe una gran cantidad de oportunidades repartidas por toda Europa y una de las principales limitaciones es la falta de aeronaves”, lamenta el director financiero, Neil Sorahan, a Bloomberg.

La propagación no sólo será territorial, también en busca de nuevos públicos. Tradicionalmente vinculada al turista mochilero, desde hace años Ryanair tiene en marcha el programa Always Getting Better, un intento de asaltar a los pasajeros con mayores expectativas al aparcar sus históricas políticas de equipajes leoninas.

De este modo, del total de la facturación el 27% llegó de los ingresos auxiliares como las ventas a bordo, los recargos por equipaje y las tarifas de embarque con prioridad.