España, el país donde reinan las low cost

Las aerolíneas tienen motivos para ser optimistas en 2018...pero con cautela.

España, el país donde reinan las low cost

La inserción de las aerolíneas de bajo coste supera el 50% en el país, donde Ryanair lidera con comodidad el número de pasajeros transportados

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

06/10/2017 - 04:55h

España está a la cabeza de los países europeos con más tráfico de vuelos low cost: su cuota es del 55%, y supera a la presencia de estas aerolíneas en los cielos de Gran Bretaña (54%), Italia (48%), Polonia, Alemania e Irlanda, que se sitúan en tasas entre el 40% y el 42%.

No es extraño que España lidere este ranking: Ryanair es por lejos la aerolínea más popular del país, ya que ha transportado a más de 34,5 millones de pasajeros en el 2016, a una considerable distancia de Vueling (22,6 millones), Iberia y su filial Iberia Express (18 millones), Easy Jet (13,8 millones) y Air Europa (10,7 millones).

En el lado opuesto, los países con mayor cuota de tráfico tradicional son casi todos escandinavos, liderados por Finlandia, con una presencia de sólo el 13% en el segmento de bajo coste. Suecia (21%), Suiza (23%), Noruega (24%) y Austria (25%) se ubican en el furgón de cola de la inserción de estas aerolíneas, precisa un estudio de Europair.

Pero en el conjunto de los cielos de Europa las grandes aerolíneas son las que mandan: el 59% de los vuelos son del tráfico tradicional (3.809 conexiones), y el restante 41% (2.668 vuelos) son de las low cost.

La competencia que desplazó al sector tradicional

Tras la liberalización del transporte aéreo en Europa entre 1993 y 1997 las empresas de bajo coste han irrumpido en el mercado y adaptarse con éxito, sobre todo en los países con un fuerte componente turístico emisor y receptor.  

Ese es el caso de España, que en agosto de 2017 se ha convertido en el mes con más turistas en su historia (más de 10,5 millones), gran parte de ellos usaron compañías de bajo coste.

Los flujos de tráfico principales se sitúan entre el Reino Unido, Alemania, Italia y Francia, países que junto a España aportan más del 50% del tráfico total europeo.

Comparando la evolución del número de turistas con el tráfico aéreo tradicional y low cost, se aprecia que desde el 2010 la tendencia es alcista, especialmente en el número de viajeros. Sin embargo, entre 2012 y 2013 se produjo un importante punto de inflexión: las aerolíneas tradicionales perdieron la hegemonía histórica y en menos de 10 años el modelo de negocio low cost demostró ser capaz de plantear un nuevo modelo de gestión en el sector aeronáutico.

Si se analiza por compañías, el mercado europeo se divide entre Ryanair (con una cuota del mercado del 13%), Lufthansa Group (9%), IAG (8%), Easy Jet (8%) y Air France-KLM (5%). Entre ellas manejan el 43% del sector, y el resto de aerolíneas completan el 57% restante.