Fomento da el visto bueno al plan de contingencia de Vueling

Vueling president, Javier Sanchez Prieto, speaks at a press conference after a meeting with Minister of Fomento, Ana Pastor. | EFE

Fomento da el visto bueno al plan de contingencia de Vueling

La aerolínea, Aviación Civil y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea se volverán a reunir el jueves para acordar la operativa del próximo fin de semana

Carles Huguet

BARCELONA

05/07/2016 - 21:00h

Tras recibir golpes de las autoridades catalanas y españolas, pasajeros, asociaciones de consumidores y la opinión pública, Vueling toma la primera bocanada de oxigeno en semanas. En una jornada marcada por la huelga de controladores aéreos en Francia, la aerolínea ha recibido dos buenas noticias: Se han registrado menos retrasos de los que se podían esperar y Aviación Civil y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) han aceptado el plan de contingencia a la crisis que exigió el Ministerio de Fomento. 

Cómo explicó Cerodosbé, la solución de la compañía pasa por alquilar más aviones e incorporar nuevas tripulaciones. Al menos 34 pilotos y un centenar de nuevas azafatas empezarán a volar durante las primeras semanas de julio. Dos medidas pensadas a aliviar el exceso de horas del personal y las demoras acumuladas a la largo de la jornada por las aeronaves. Las naves procederán de firmas como Wamos, Aer Lingus e Iberia Express, High FlyPrivilege, Titan, y White Air.

Además, Vueling se ha comprometido a cancelar de manera anticipada los vuelos que no pueda operar, explican fuentes del Ministerio. Se reducirán así las largas colas generadas en el Aeropuerto de El Prat durante los últimos días de junio y los primeros compases de la ‘Operación Salida’.

El miércoles, dos de cada tres aparatos salieron a la hora en la instalación barcelonesas. Los que no, lo hicieron con retrasos que en la mayoría de casos no superaron la media hora

Ya durante este martes, prácticamente dos de cada tres aparatos salieron a la hora en la instalación barcelonesas. Los que no, lo hicieron con retrasos que en la mayoría de casos no superaron la media hora. Hubo excepciones, claro, como el vuelo 1816 dirección Múnich que a última hora de la tarde acumulaba casi tres horas de demora. Los aviones que se quedaron en tierra por la huelga gala ayudaron a aliviar la congestión de los últimos días.

Pese a la mejoría, el jueves la aerolínea se volverá a reunir con Aviación Civil y Aesa para abordar la operativa del fin de semana, más ambiciosa. En el encuentro también estará sobre la mesa la multa que la cartera pública estudia imponer a la aerolínea.

Según la Ley de Seguridad Aérea, Fomento podría sancionar a la aerolínea con entre 250.000 y 4,5 millones de euros

Según la Ley de Seguridad Aérea, la cifra rondaría entre los 250.000 euros a los 4,5 millones al tratarse de una "infracción muy grave". Una cantidad que no supondría una gran afectación para las arcas de la empresa, que en 2015 ganó 95,3 millones de euros.

Pese al aparente entendimiento, la ministra en funciones Ana Pastor ha advertido a Vueling con sanciones que podrían superar el carácter financiero. "Las sanciones son sanciones económicas, pero las sanciones, cuando hay incumplimiento de la ley, pueden llegar hasta la suspensión de la licencia definitiva e ir a una licencia temporal", ha amenazado.

La merma económica por el caos de las últimas semanas no se detendrá aquí: Será mayor al tener en cuenta el importe de las reclamaciones, que podría ascender a 9 millones de euros adicionales, al alquiler de la flota adicional y a la temida caída de la demanda, que según explican fuentes del sector todavía no se percibe.