Fracasa la reunión para acabar con las colas en los controles de El Prat

Colas en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat. | EFE

Fracasa la reunión para acabar con las colas en los controles de El Prat

La mediación entre el comité de huelga y la subcontrata Eulen acaba sin acuerdo. La huelga sigue en pie

EFE

BARCELONA

31/07/2017 - 16:10h

El comité de huelga y la dirección de Eulen, la empresa que gestiona los controles de seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde en los últimos días se han registrado largas colas, han finalizado este lunes sin acuerdo la reunión de mediación que han mantenido en el Tribunal Laboral de Cataluña.

La reunión se convocó después de que la dirección de Eulen interpusiera un conflicto colectivo alegando supuestas irregularidades en la asamblea de trabajadores en la que se acordó convocar varias jornadas de huelga. El comité, sin embargo, ha tachado de "falsas" las acusaciones de Eulen, que sostiene que en dicha asamblea se impidió votar a algunos trabajadores, se les impidió la entrada o votó personal ajeno al servicio.

La reunión celebrada en el Tribunal Laboral no ha servido para encauzar el conflicto. Fuentes del comité de huelga han tachado de "improcedente y temerario" el conflicto colectivo planteado por la empresa y han asegurado que no tienen nada que esconder. Consideran "una pataleta" la actitud de la empresa y advierten que no se van a amedrentar y que mantienen en pie la huelga indefinida convocada todos los viernes, domingos y lunes a partir del 4 de agosto para reclamar el refuerzo del personal y la mejora de las condiciones de trabajo.

Esta huelga consistirá en parones de una hora de 5:30 a 6:30, de 10:30 a 11:30, de 16:30 a 17:30 y de 18:30 a 19:30 horas, lo que podría agudizar las largas colas que ya se han vivido esta semana en El Prat y que la empresa atribuye a una "huelga de celo" de la plantilla, extremo que niega el comité.

De hecho, el comité de huelga ha convocado una asamblea de trabajadores para este miércoles, 2 de agosto, con el objetivo de aprobar nuevas medidas de presión para que la empresa atienda sus reivindicaciones y exigir que Aena participe en la negociación.