Los inversores despejan los fantasmas del brexit en IAG

Aeronaves de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow. | EFE

Los inversores despejan los fantasmas del brexit en IAG

La actividad de la aerolínea en los últimos meses revisa al alza las expectativas de los analistas

Carles Huguet

BARCELONA

09/02/2017 - 06:00h

El brexit supuso un auténtico terremoto para International Airlines Group –que engloba British Airways, Iberia, Aer Lingus y Vueling--. En pocos días perdió el casi el 40% de su valor en bolsa y la devaluación de la libra golpeó sus previsiones. Tras juguetear con las previsiones más pesimistas, el mercado recupera la confianza en el grupo aeronáutico y es optimista de cara al último trimestre de 2016 y el año 2017.

Francisco Rodríguez, analista del Banc Sabadell, dibuja un escenario “moderadamente optimista” para la compañía a la espera de que presente resultados el próximo 24 de febrero. En la última temporada, la previsión es que llegue a cumplir los pronósticos y alcance un resultado antes de impuestos (Ebit) de 2.500 millones de euros.

Par el próximo ejercicio, las estimaciones deberían beneficiar un valor que cerró la jornada del miércoles en 5,63 euros por acción, más de un 20% menos de los 6,90 euros que le otorga la entidad catalana de precio objetivo.

El clima soleado que ha despejado los nubarrones de la salida del Reino Unido de la Unión Europea se sustenta en tres patas. La primera llega de la mano de la economía británica, que representa el 35% del negocio de IAG, y que se encuentra en un estado superior al previsto. La segunda, el crecimiento del turismo estadounidense en Europa y el boom de viajeros español, que se ha mantenido durante todo el año e impulsa la operativa de Vueling e Iberia.

El tráfico no es simplemente vacacional. El tercer soporte llega de la mano del pasajero de negocios, que creció un 4,5% en octubre y noviembre, un 8% en diciembre y un 7% en enero.

De este modo, el experto advierte de que “para justificar la cotización actual del grupo deberíamos un Ebit de 2.400 millones de euros, un 4% menos que las estimaciones que tenemos”.

"Para el 2017 creemos que las perspectivas también son positivas", augura Rodríguez. La previsión se sustenta en el aumento del tráfico aéreo de un 4,5% según la patronal IATA seguido de unas mayores coberturas en el precio del barril de petróleo, que limitarán el impacto de la subida del coste del combustible.

Estados Unidos también jugará un papel importante durante los próximos 12 meses. "Los ingresos se verán beneficiados por la fortaleza del dólar (15% de los ingresos)", celebra. Un factor que frenará la devaluación de la libra, del 11% a lo largo del primer semestre de 2017, según el Sabadell, y que propiciará que en 2016 los ingresos caigan un 9%.. Además, el corredor entre Norteamérica y Europa --una de las grandes fuentes de ganancias de IAG-- ha visto como el aumento de capacidad aminoraba el ritmo de crecimiento.

Por ello, sitúa el Ebit del próximo ejercicio alrededor de los 2.700 millones de euros. "Llegamos a ver estimaciones de 2.450 millones de euros", compara. Sin embargo, en las últimas semanas los inversores han recuperado la confianza en el grupo aeronáutico y ya apuestan por un resultado antes de impuestos de 2.600 millones, todavía un escalón por debajo de la entidad catalana.