La herencia envenenada de los Miarnau y los Sumarroca a la aviación mundial

Aritex es especialista en la fabricación de líneas de ensamblaje.

La herencia envenenada de los Miarnau y los Sumarroca a la aviación mundial

Aritex, vendida al consorcio chino Avic International, multiplicó por cuatro las pérdidas en el último ejercicio bajo el yugo de Comsa

Carles Huguet

BARCELONA

13/09/2016 - 09:00h

Hoy todo es de color rosa en Aritex. El socio español de los gigantes de la aviación Airbus y Boeing -más del 80% de cuota de mercado mundial- cayó en manos del consorcio chino Avic International en abril por un cantidad que oscila entre los 49,95 millones de euros que adelantó la bolsa del país y los 100 millones que publicaron los medios peninsulares. Además, la corporación asiática también pasaba a hacerse cargo de las deudas contraídas bajo el yugo de la constructora catalana Comsa, propiedad de dos de las estirpes catalanas más polémicas del momento: Los Miarnau y los Sumarroca

Un año antes, en cambio el mal funcionamiento de la firma vinculada al caso 3% - por hacer donaciones a Convergència o su fundación a cambio, presuntamente, de contratos públicos- y a la trama de La Sagrera se trasladaba a las cuentas del fabricante de líneas de ensamblaje para la construcción de aviones. La empresa acaba de depositar las cuentas de 2015 en el Registro Mercantil y los resultados a los que ha tenido acceso Cerodosbé revelan unas pérdidas de 16,9 millones de euros, casi cuatro veces más que los 4,6 millones en negativo registrados en 2014.

El endeudamiento se disparó en un 37%. Por ello, más de una agencia califica su situación financiera de "desfavorable". Además, y según las mismas fuentes, "la sociedad tenía una nula capacidad para hacer frente al coste de la financiación externa". En esta misma línea la agencia de rating D&B otorgó un 8 sobre 20 puntos a la solvencia comercial de Comsa, la antigua matriz. 

"Queremos abarcar una mayor parte de la que tenemos ahora, especialmente en lo referente a los sistemas de testeo y la aplicación de fibras", señalan en Aritex a la hora de hablar de crecimiento

Con el renovado músculo chino, Cristóbal Calzado, director de ventas aeronáuticas, explicó a Cerodosbé que el objetivo era alcanzar los 240 millones de euros de facturación. Sin embargo, las ventas prácticamente se estancaron el pasado ejercicio: De los más de 93 millones de 2013 se pasó a los 65,8 en 2014 y, finalmente, a los 68,5 en 2015.

El crecimiento del volumen de negocio llegará también a nivel orgánico gracias a la nueva implementación territorial. Será una porción del pastel. La mayor parte de la expansión llegará a través de la adquisición de nuevas empresas del sector que amplíen el proceso productivo. "Queremos abarcar una mayor parte de la que tenemos ahora, especialmente en lo referente a los sistemas de testeo y la aplicación de fibras", detalló el ejecutivo. 

El lado positivo de la balanza llega de la mano de los empleados. Pese a la recesión de la compañía, el volumen de trabajadores ha crecido desde los 93 del año 2009 a los 138 de 2015, todos bajo un contrato fijo. Ahora, la sociedad promete un aumento de plantilla. Eso sí, "que no se piensen que vamos a pasar a ser 200 personas", matizan.

Mientras, Comsa ultima la refinanciación de una deuda de 810 millones de euros con el pool de bancos liderado por el Santander, Caixabank, BBVA, Sabadell y Popular

Con delegaciones en Shanghái (China), Puebla (México), Sao Paulo (Brasil), Heilbronn (Alemania), Seattle y Wichita (EEUU), Aritex se centra en dejar de ser una empresa familiar para enrolarse al gigante público chino. Se podrá nutrir de las sinergias con el resto del grupo, algo que no sucedió de la mano de Comsa, lamentan fuentes del sector.

Mientras, la constructora controlada en un 70% por los Miarnau y en un 30% por los Sumarroca ultima la refinanciación de una deuda de 810 millones de euros con el pool de bancos liderado por el SantanderCaixabankBBVASabadell y Popular. Según las entidades, la compañía catalana debería deshacerse de las concesiones ferroviarias y de autopistas que disfruta. La venta podría hacerse por bloques, conjunta o por activos, a tenor de las ofertas recibidas. Lo que parece claro es que septiembre será un mes decisivo para el futuro de la sociedad.