La nueva vida del hangar de Spanair en Mallorca

Una aeronave de Spanair en el Aeropuerto de Palma de Mallorca.

La nueva vida del hangar de Spanair en Mallorca

Los aviones vuelven a la instalación de mantenimiento que la extinta aerolínea utilizaba en el archipiélago balear

Carles Huguet

BARCELONA

22/03/2017 - 06:00h

Tras años en desuso, el viejo hangar que Spanair lucía en el Aeropuerto de Palma de Mallorca recobra la vida. Telarañas fuera y otra vez ruido de aviones, pues el espacio volverá a estar destinado al uso aeronáutico. El asturiano Grupo SEM acaba de crear un taller de mantenimiento de aviones comerciales.

Según apuntan desde el gestor aeroportuario Aena, propietaria del inmueble, la infraestructura ha sido alquilada recientemente a la compañía del norte de España por los próximos 15 años. Entre las líneas de negocio tiene el desarrollo de procesos con pinturas de base agua, las utilizadas para las aeronaves. Desde el flamante huésped advierte que el hangar todavía no está operativo y que se está terminando "la elaboración del proyecto de adecuación de la instalación".

Por ello, avisa que "todavía es pronto" para detallar el número de trabajadores que necesitará. No obstante, el pintado de aviones será uno de los puntos fuertes del espacio, que realizará el mantenimiento completo de las aeronaves que aterricen en el aeródromo balear.

Con el movimiento, SEM volverá a crecer tras años de repliegue. En el campo del pintado, hace un lustro despidió a 39 personas al cerrar la planta que tintaba torres eólicas en el Parque Empresarial Principado de Asturias, en Avilés.

Sólo dos años después, la compañía afrontaba otro expediente de regulación de empleo que afectó a más de 40 trabajadores con unas condiciones ligeramente superiores a la Reforma Laboral. De este modo, la sociedad retoma la senda de un crecimiento abortada durante la crisis económica. En 2007 alcanzó los 200 empleados y una facturación de 18 millones de euros. Subidos a la cresta de la ola, la previsión era de superar los 300 asalariados y los 30 millones de ventas. Nada se hizo realidad.

Además, la firma está liderada por un nombre ilustre entre el empresariado asturiano: Félix Baragaño. El propietario y consejero delegado de SEM es, también, presidente de la Cámara de Comercio de Gijón y vicepresidente de la patronal asturiana del metal FEMETAL (Federación de Empresarios del Metal y Afines del Principado de Asturias).  

Mientras, las instalaciones de Spanair vuelven a la vida después de la desaparición de la aerolínea española. En la isla, la compañía aérea llegó a tener hasta 600 trabajadores, muchos de ellos en los hangares realizando tareas de mantenimiento.