Las demandas más rocambolescas para subir como equipaje de mano a un avión

El interior de un avión Boeing 737-800 de Transavia.

Las demandas más rocambolescas para subir como equipaje de mano a un avión

Desde viajar con un melón a hacerlo con unas mariquitas, las cinco peticiones más sonadas de los turistas

Cerodosbé .

BARCELONA

18/07/2017 - 13:35h

Con la llegada de las vacaciones, la vida de las aerolíneas de bajo coste se dispara. Si durante el año ya rozan el lleno en sus aviones, con la temporada estival muchas de sus frecuencias cuelgan el cartel de 'no hay billetes'. 

Así, el pasajero vacacional no está tan acostumbrado a volar como el de negocios, y es habitual que le surjan dudas acerca de qué objetos puede llevar a bordo. Después escuchar y leer numerosas peticiones, la aerolínea low-cost Transavia, del grupo Air France-KLM, ha elaborado una clasificación ha decidido crear un podio aéreo con las cinco preguntas menos convencionales

1.“Una cesta de ostras bien empaquetada, atada y hermética”: Son una auténtica delicatessen y las personas más gourmet no desaprovechan ninguna ocasión para degustarlas… incluso en el avión. Mala noticia: no se puede viajar con un animal vivo, a excepción de un perro o un gato.

2. “Una cacerola”: Una experiencia culinaria positiva garantiza buena parte del éxito de cualquier viaje. Para aquellos que no estén seguros de encontrar una gastronomía sabrosa en su destino de llegada, existe una solución: llevar los utensilios de cocina consigo. A pesar de parecer una idea un tanto descabellada, no está prohibido: la aerolínea permite transportar uno o dos de estos objetos en la bodega.

3. “Un melón”: Quien tiene un melón, tiene un tesoro. Y más, en verano. Entonces, ¿por qué no llevarlo en la maleta? Está permitido, aunque no en cabina, tan solo en la bodega.

4. “Huevos de gallina en una bolsa de plástico”: Hay quienes para preparar tortillas prefieren hacerlas con huevos frescos de casa. No obstante, antes de embarcarse en esta aventura, deben saber si está autorizado… Respuesta: en la bodega sí (con el riesgo que comporta para la integridad física de los huevos, por supuesto).

5. “Mariquitas”: Seguramente es la petición más original recibida hasta el día de hoy. ¿No dicen que las mariquitas traen buena suerte? Si es así, es una pena porque estos insectos están prohibidos a bordo, ya sea en la maleta de mano como en la facturada.