Latinoamérica perderá 38.000 millones si no reacondiciona sus aeropuertos

México construirá un nuevo aeropuerto, pero las obras demorarán varios años.

Latinoamérica perderá 38.000 millones si no reacondiciona sus aeropuertos

IATA estima que el tráfico de pasajeros se duplicará en 15 años, pero advierte que las terminales de Latinoamérica no están preparadas para recibir este aumento

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

05/06/2017 - 17:18h

IATA pronostica que las low cost tendrán un crecimiento explosivo en Latinoamérica, pero advierte: los aeropuertos de la región no están preparados para recibir el volumen de pasajeros que llegará.

En Latinoamérica se observa un gran interés por ese segmento especialmente en países como Chile o Argentina, donde el año pasado nació la nueva compañía Flybondi y, a finales de este año llegará la escandinava Norwegian –que este lunes comenzó a operar a Los Ángeles-. Por otra parte, Level unirá este mes a Barcelona con Buenos Aires y Punta Cana.

Se estima que el tráfico de pasajeros se duplique en 2034 en Latinoamérica y la contribución de la industria del transporte aéreo al PIB regional podría pasar de 124.300 millones de euros a 286.000 millones de euros, dijo Peter Cerdá, vicepresidente regional de la IATA para América.

Latinoamérica tiene grandes aeropuertos en condiciones deficitarias

Sin embargo, la región se enfrenta a dos problemas: infraestructuras deficitarias y una regulación debilitante, según describió Cerdá. La amenaza de colapso ya es una realidad palpable en varias terminales. Por ejemplo, el Jorge Chávez, en Lima, fue diseñado para atender a 10 millones de pasajeros al año y actualmente recibe a 17 millones.

El de Ciudad de México, uno de los principales hubs de la región, está limitado también por una infraestructura obsoleta, que sólo puede añadir nuevos vuelos en horario nocturno, mientras que el nuevo aeropuerto no será realidad hasta dentro de unos años.

En Argentina, el problema es la gestión del tráfico aéreo en Buenos Aires y sus alrededores (casi todos los vuelos internacionales al país aterrizan en su capital), lo que socava la competitividad de las aerolíneas y provoca retrasos y vuelos más largos.

Por otra parte, la política de combustible de Brasil aumenta los costes de las aerolíneas en 587 millones de euros anuales, y hay normas que las sancionan por retrasos y cancelaciones, incluso por motivos ajenos a la propia empresa.

En números concretos, si Latinoamérica no atiende urgentemente sus problemas de infraestructura, podría dejar de ganar casi 38.000 millones de euros en los próximos 15 años, dijo el representante de IATA.