Los cinco trucos para pasar (gratis) de clase turista a business

Clase business

Los cinco trucos para pasar (gratis) de clase turista a business

En ocasiones, la buena fortuna sonríe al pasajero y le ofrecen cambiar su plaza de clase económica a otra superior. Pero también se puede ayudar a la suerte y lograr un ascenso de categoría sin costes adicionales

Equipo Cerodosbé

Barcelona

31/07/2016 - 17:46h

Pagar por un billete en clase turista y tener la buena fortuna de que suban de categoría es un deseo recurrente para cualquier viajero. Y hay algunos consejos que pueden ayudar al upgrade de un simple billete en la clase económica a otra superior.

Cuidado, no es una ley infalible, estos consejos de Jetcost pueden funcionar en determinadas ocasiones, y donde también hace falta una dosis de buena suerte. Pero si no hay nada que perder, tampoco cuesta nada probarlo.

1. Preguntar al agente de viajes a la hora de hacer la reserva. Si uno es un cliente habitual de una agencia, es posible que la empresa quiera tener algún tipo de atención con el usuario, más cuando se ayuda a conseguir los objetivos de ventas. Las agencias tienen posibilidades de conseguir descuentos, o pueden agregar seguros de viaje o una franquicia extra de equipaje. Y por la misma lógica, también podrían tener posibilidades de ascender de categoría sin pagar un coste extra. Sólo es cuestión de preguntar.

2. Vestir con elegancia (pero sin exagerar). La indumentaria es fundamental. Si se concurre al aeropuerto en chanclas y bermudas, por más que preguntemos si hay asientos disponibles en business seguramente recibiremos una respuesta negativa. Pero concurrir con americana, camisa y zapatos algo formales ayuda. Y más de lo que se cree. Inclusive, hay varias compañías que tienen un código de vestimenta en las clases superiores. El estilo sería un elegante sport. Porque tampoco es cuestión de volar con esmoquin.

3. Preguntar con educación. Aunque se haya esperado más de una hora en la fila, y el ambiente sea agobiante, hay que dirigirse al empleado de la compañía aérea con suma educación, y recordemos que una sonrisa siempre ayuda. Luego de haber ayudado al trabajador a subir la maleta para verificar el peso, hay que preguntar si hay plazas disponibles para pasar a business. Y no hay que temer al ridículo si dice que no, y quedar como unos oportunistas.

4. Calcular cómo va de lleno el avión. Las compañías venden más asientos en turista que en las otras categorías. Y hay vuelos, sobre todo en verano, que van sin un asiento libre en turista. Por ello, una buena forma de pasar de categoría es arriesgarse a comprar un boleto en estos vuelos, y tras la consulta de rigor, el personal de la aerolínea ya sabe que en caso de overbooking uno estará dispuesto a cambiarse de categoría. Además, en estos casos se descartan las personas que viajan en pareja, con hijos o con amigos. El viajero solitario tiene más chances que nadie de capturar un upgrade.

5. Embarcar a último momento. Con la certeza de que hubo sobreventa de boletos, si uno se dirige al check in minutos antes de que cierre el embarque es posible que nos informen, con un dejo de disculpas, que no hay plazas disponibles. Aquí hay que estar dispuesto a esperar a un próximo vuelo, y con tal de quedar bien, es muy posible que la aerolínea ofrezca un cambio de categoría como compensación.