Los controladores aéreos denuncian la saturación de su trabajo

Torre de control de El Prat

Los controladores aéreos denuncian la saturación de su trabajo

Dicen que las cien plazas abiertas por Enaire son insuficientes para paliar el déficit de trabajadores necesarios, que hasta el 2017 será de 500 controladores

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

20/07/2016 - 13:38h

Los controladores aéreos quieren evitar hablar de ‘colapso’, pero denuncian que la falta de personal genera una situación de sobrecarga de trabajo, que es más grave en los aeropuertos de Barcelona y Palma.

El temor a un caos en la terminal catalana flota tras las numerosas cancelaciones de Vueling veinte días atrás, y tras la declaración de huelga por parte de los pilotos de Air Europa, programada en plena operación salida: del 30 de julio al 2 de agosto.

En España hay poco más de 2.000 controladores aéreos operativos, pero para la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) hay un déficit de al menos 400 trabajadores, y que además se suman las 93 jubilaciones que se producirán a lo largo este año y el que viene.

Enaire, el organismo público que controla la navegación aérea en España, indicó que está abierta una convocatoria para ocupar 39 plazas, que se suman a otras 61 que se aprobaron hace poco tiempo pero que todavía no se presentaron. “Esto hace 100 nuevas plazas para 2016”, informan en esta dependencia, aunque no pudieron precisar en qué fecha se podrían incorporar.

Para USCA, esto es insuficiente. Los controladores seleccionados tienen que tener una formación de 18 meses antes de ser contratados, y luego deben pasar un nuevo período de capacitación en el lugar de trabajo de cuatro a seis meses. “Es imposible que esta gente pueda estar preparada para este verano. No vemos solución ni al corto ni al mediano plazo”, dice Susana Romero, secretaria de comunicación de este sindicato.

Barcelona tendrá solo 16 controladores más para el verano

En el caso de Barcelona, informan, trabajan 69 controladores en la torre del Prat y otros 294 en el centro de control de Gavà, que guían los vuelos que atraviesan el espacio aéreo de la capital catalana y los destinan a otros puntos como Girona, Reus o Palma.

Enaire informó que para el verano se prevé un aumento del tráfico del 4,5% al 8%, y que la plantilla de Barcelona se ha reforzado con 16 personas más, derivadas de otros centros de control. “En ningún caso quedarán vuelos sin atender por problemas de capacidad en nuestros centros de control ni en las torres de control de los aeropuertos”, indican en el organismo.

“La solución pasa por contratar más personal”, dice Romero, quien recuerda que la convocatoria anterior había sido en el 2006 y las últimas contrataciones se hicieron en el 2010. “Con Enaire intentamos reunirnos en numerosas oportunidades para explicar lo que pensamos, pero a veces es un monólogo”, agrega la representante sindical.