Miquel Valls descarta que los problemas de Vueling puedan afectar a El Prat

Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona

Miquel Valls descarta que los problemas de Vueling puedan afectar a El Prat

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona respaldó las acciones de la aerolínea para solucionar el caos de un mes atrás

Equipo Cerodosbé

Barcelona

31/07/2016 - 17:07h

Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, dio una palmada de respaldo en la espalda de Vueling y defendió públicamente las acciones de la aerolínea tras el caos de retrasos y suspensiones de vuelos de hace un mes. Dijo que la empresa “se ha puesto las pilas y está rectificando”, aunque remarcó que los problemas se habían originado por la “falta de previsión” de Vueling.

Valls conoce el tema aeronáutico porque es miembro del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas de Barcelona (CDRA). Y en una entrevista a EFE dijo que la mejor prueba de la actitud de Vueling es que han contratado nuevas tripulaciones y alquilado más aviones. “Los problemas se han solucionado”, agregó.

Valls asegura que Vueling "está respondiendo correctamente ante las administraciones" española y catalana, que están siguiendo de cerca la operativa y las medidas que está adoptando la aerolínea para evitar nuevas incidencias durante el verano.

Para Valls, estos problemas repercutirán en la exposición pública de Vueling pero no tanto en el aeropuerto. "Pensamos que las consecuencias son muy limitadas. La que sale perjudicada es la imagen de Vueling. Es un problema de la compañía, que tendrá que poner medios para recuperar su prestigio", dijo Valls.

Según el empresario, El Prat está teniendo una buena competitividad entre las terminales europeas, y estimó que puede llegar a los 55 a 60 millones de pasajeros y sin necesidad de construir un edificio satélite.

Recambio de temporada con retrasos

En este fin de semana de recambio de temporada, Vueling tenía programado operar 400 vuelos por día. La lógica congestión del movimiento ha llevado a retrasos en torno de media hora a una hora en varios vuelos, pero no se han registrado cancelaciones ni los problemas a gran escala como los de inicios de julio. Sin embargo, algunos vuelos como el de Barcelona Viena tuvo tres horas de demora o el de Barcelona Jerez ha registrado cuatro horas de retraso.

Para Vueling, estas demoras se debe a la congestión del aeropuerto de El Prat, que opera más de 1.000 vuelos en plena operación salida.