Monarch vuelve a salvarse por los pelos y seguirá operando

Uno de los aviones de la flota de Monarch Airlines, en una imagen de archivo.

Monarch vuelve a salvarse por los pelos y seguirá operando

La aerolínea de bajo coste ha recibido 181 millones de euros, que le permitirá renovar su licencia y seguir vendiendo paquetes turísticos

Otra vez salvada por la campana: tras una prórroga provisoria de hace dos semanas, Monarch ha conseguido una inversión de 181 millones de euros de su propietario, el fondo inversor Greybull Capital, con lo que la Autoridad de la Aviación Civil (CAA) británica le ha renovado la licencia para seguir operando y poder vender paquetes turísticos.

El dinero llegó cuando estaba a punto de expirar el nuevo plazo, que vencía a la medianoche del lunes. Esta licencia de la CAA es clave para la aerolínea, porque es lo que protege a los pasajeros en caso de que una compañía de viajes colapse y no pueda ofrecer sus servicios. Y para poder con esta autorización, la empresa tiene que demostrar que tiene capital suficiente para operar.

El consejero delegado del grupo Monarch, Andrew Swaffield, dijo este miércoles que este aporte refleja el "amplio esfuerzo de todas las partes durante las últimas semanas y meses" y se trata de "la mayor inversión en nuestros 48 años de historia".

La caída del turismo en Oriente Medio ha lastrado a la aerolínea

En octubre de 2014, Monarch anunció una orden de compra de 30 aviones Boeing 737, con la opción de adquirir otros 15, y espera empezar a recibir los primeros de esos aparatos en 2018.

Esta aerolínea de bajo coste, con base en el aeropuerto inglés de Luton, emplea a unas 2.800 personas. Los últimos meses han entrado en una grave crisis por la caída de reservas británicas a destinos como Turquía y Egipto.