Ryanair planta al aeropuerto de Oslo por las tasas

Ryanair planta al aeropuerto de Oslo por las tasas

Ante la decisión de Noruega de aplicar una tasa sobre los viajes aéreos, la ‘low cost’ irlandesa no sólo se ha opuesto, sino que ha decidido abandonar su base de Oslo y condenar al cierre al pequeño aeropuerto privado de Rygge.

Sonsoles Vázquez

02/06/2016 - 17:01h

El aeropuerto de Rygge, condenado al cierre tras la espantada de Ryanair

El director comercial de la ‘low cost’ irlandesa, David O’Brien, ha confirmado este cierre a partir del próximo 30 de octubre, añadiendo que “la decisión se debe a la entrada en vigor de una tasa retrógrada de 80 coronas (8,60 euros) del gobierno noruego para inflar su presupuesto. Hoy es un día negro para el aeropuerto de Oslo Rygge y el turismo noruego”.

Consecuencias directas

Esta decisión conllevará el cierre de 16 rutas de la aerolínea, la relocalización de cuatro aviones y una reducción del 50% de la capacidad de la compañía en Noruega.

También puede significar el final de Rygge, un pequeño aeropuerto privado situado a 60 kilómetros de Oslo, hasta ahora rentable. De hecho, su dirección indicó hace algunos meses que le daría cerrojazo si Ryanair se fuera, ya que es quien asegura la parte esencial de su tráfico (unos 900.000 pasajeros al año) y sostiene un millar de puestos de trabajo.

El gobierno no cede

El portavoz de Ryanair, ante las acusaciones de que la aerolínea haya utilizado la tasa como pretexto para clausurar una base que no necesita, ha asegurado que “si al final la tasa no se aplica, no cerraremos la base. Y si más adelante se decidiera suprimirla, también estudiaríamos la reapertura”.

Sin embargo, el primer ministro noruego, Erna Solberg, se niega a ceder a las exigencias del transportista. “Es el Parlamento noruego quien ha votado estas tasas”, ha insistido. “No podemos dejarnos influir por una empresa privada, que además está presionando en muchos países por el tema de los impuestos y gastos”.

Supresión y cambio de rutas

“A excepción de las líneas hacia Londres (Stansted) y Vilnius, que van a ser transferidas a Gardermoen, el aeropuerto internacional de Oslo, el resto de las actividades de Ryanair en Noruega van a ser desplazadas hacia otro pequeño aeropuerto privado, el de Torp (Sandefjord), a unos 90 kilómetros al suroeste de la capital noruega”, ha precisado David O'Brien.

En lo que afecta a España, quedan canceladas las rutas de Málaga y Palma, mientras que las de Alicante, Gran Canaria y Tenerife pasan al aeropuerto de Torp.