Las quiebras de las low cost impulsan a Ryanair

Ryanair es la principal aerolínea de numerosos aeropuertos españoles. EFE-AC

Las quiebras de las low cost impulsan a Ryanair

Los beneficios de Ryanair llegan a los 1.300 millones, impulsados por las caídas de otras aerolíneas de bajo coste

Ryanair presume, con los últimos resultados en la mano, de haber campeado el temporal de cancelaciones que le supone la crisis de las vacaciones de los pilotos, y otros frentes de tormenta como las reclamaciones salariales de los tripulantes de cabina.

La aerolínea irlandesa informa que ha ganado 1.293 millones de euros en el primer semestre fiscal, un 11% más comparado con el año pasado. En sus resultados indica que los ingresos han subido un 7%, hasta los 4.425 millones de euros, y desde marzo a septiembre ha transportado 72,1 millones de pasajeros, que equivalen a un 11% más.

Según su director ejecutivo Michael O’Leary, estos números permitirán que la aerolínea llegue al final de su ejercicio fiscal con un beneficio de 1.400 a 1.450 millones de euros.

Pescar en las aguas revueltas de las quiebras

Entre las razones para impulsar los beneficios de Ryanair se encuentra la oportunidad ante la caída de diferentes aerolíneas de bajo coste, como Monarch (que transportaba cinco millones de pasajeros) y Air Berlin (con 29 millones) y la inestabilidad que presenta Alitalia (que transporta a 24 millones), una aerolínea en la que Ryanair también quiere morder un trozo del pastel.

Ryanair: el crecimiento de pasajeros ha aumentado un 11% en los últimos seis meses.

La empresa de O’Leary aprovechó estas circunstancias con un incremento de las conexiones a Alemania –antes de que Lufthansa tome control de las rutas de Air Berlin–, así como han incrementado la flota en Gran Bretaña e Italia. La proyección de Ryanair es contar con 600 aeronaves y que puedan transportar a 200 millones de pasajeros para el 2024.

Incremento en otras líneas de negocio

También han ayudado el crecimiento de otras unidades de negocio, como los gastos adicionales de reservas de asientos o los alquileres de coches, que aumentaron un 2%.

El sitio web de la aerolínea y su servicio personalizado My Ryanair han crecido a los 30 millones de usuarios, y el 94% de sus pasajeros reserva directamente por su plataforma, lo que le evita las comisiones a otros intermediarios. Además han ampliado su servicio de reservas de hoteles a 250.000 establecimientos y 7,5 millones de habitaciones en todo el mundo.

Leve impacto de los gastos imprevistos

En el apartado de los gastos, el coste del combustible ha caído un 3%, pese al incremento de tráfico en un 11%.

Por otra parte, la desorganización en las vacaciones de los pilotos ha implicado dos olas de cancelaciones que afectará, hasta marzo de 2018, un total de 18.000 vuelos y a 400.000 pasajeros.

Esta situación ha causado que la puntualidad de sus vuelos caiga al 70%, precisaron en la presentación. Las cancelaciones, las devoluciones de billetes y los pagos de compensaciones han implicado un gasto extra de 25 millones de euros, mientras que otros 45 millones se destinaron para las nuevas contrataciones y a mejorar las condiciones salariales de sus pilotos , aunque muchos de ellos han rechazado las propuestas de aumentos.