Un avión de Pakistan Airlines llevó a siete pasajeros de pie

Un Boeing 777 de Pakistan International Airlines.

Un avión de Pakistan Airlines llevó a siete pasajeros de pie

Las autoridades de la aerolínea investigan cómo viajaron siete pasajeros extras en un vuelo que iba sin asientos vacíos

El sueño (o más bien, el truco publicitario) de Ryanair se habría hecho realidad en Pakistan Airlines: en vuelo de Karachi a Medina (Arabia Saudí) hubo siete pasajeros que tuvieron que viajar de pie en el pasillo por no tener un lugar donde sentarse.

El vuelo PK-743, el pasado 20 de enero, tenía sus 409 plazas ocupadas, incluidas los sillines de la tripulación. Pero en el avión viajaron 416 personas, o siete pasajeros más de los permitidos.

Según el medio pakistaní Dawn estos abnegados pasajeros tuvieron que realizar todo el vuelo de pie, una grave violación a las normas de seguridad, tanto por la imposibilidad que el pasajero esté sujeto por un cinturón de seguridad en el despegue y el aterrizaje, como en la ausencia de mascarillas de oxígeno en caso de emergencia.

Pakistan Airlines niega que haya pasajeros que hayan viajado en el pasillo en las tres horas del vuelo, pero ha abierto una investigación para averiguar cómo es posible que un vuelo lleno haya partido con siete personas de más.

Estos pasajeros abordaron con tickets que no fueron emitidos por un ordenador, sino que fueron confeccionados a mano. Cuando el capitán Anwar Adil tuvo noticias del suceso, decidió seguir viaje hasta Medina, debido a que un aterrizaje con un Boeing 777 con los depósitos llenos hubiera puesto en peligro el descenso. Por lo pronto, uno de los pilotos y dos miembros de la tripulación fueron sancionados por la compañía por esta irregularidad.

Pakistan Airlines era un ejemplo de la aeronáutica en Oriente Medio, pero en los últimos años encadena un escándalo tras otro. Tras un bloqueo del parlamento local para privatizarla, el gobierno tomó el control pero las quejas por su servicio (como comida en mal estado o el mal funcionamiento de los servicios de entretenimiento) están a la orden del día.

En 2013 un piloto fue arrestado en Leeds por pretender volar en un evidente estado de ebriedad, pero el caso más grave fue el accidente de diciembre, cuando un avión cayó cerca de la localidad pakistaní de Havelian, y murieron 48 personas.