Un juez de Palma reabre la guerra contra los controladores

Imagen del aeropuerto de Palma en la huelga de controladores de diciembre de 2010. / EFE

Un juez de Palma reabre la guerra contra los controladores

El magistrado Manuel Sobrino quiere juzgar por sedición a 84 controladores aéreos que realizaron una huelga en diciembre de 2010

El titular del juzgado de instrucción 1 de Palma, Manuel Sobrino, ha pedido reabrir la causa contra los controladores aéreos que han realizado una huelga en diciembre de 2010. El magistrado dice que ve indicios del delito de sedición y de causar un colapso en los servicios aéreos.

Entre el 3 y 4 de diciembre de aquel año, los controladores de toda España declararon una medida de fuerza y abandonaron sus puestos de trabajo alegando problemas de salud. En el caso de las Baleares, hubo 86 trabajadores que hicieron huelga en los aeropuertos de Mallorca, Ibiza y Menorca. Excepto a dos de ellos, el juez quiere enjuiciar a todos los demás.

El juzgado había archivado el procedimiento, tal como sucedió con las otras 20 causas que se habían abierto en diversas audiencias de España, pero la Fiscalía recurrió y en 2014 la Audiencia de Palma ordenó realizar nuevas diligencias, que derivan en este pedido de enjuiciamiento.

El juez dice que la huelga fue un acto constitutivo de delito

El juez Sobrino consideró que la decisión de los controladores pueden ser considerada como “constitutiva de delito” y que no sea tratada “como un mero conflicto laboral”. Además, dijo que los partes de incapacidad que presentaron los encausados son "todos idénticos" y parecen "copiados unos de otros, con los mismos síntomas".

En el auto judicial se dan diez días para que el Ministerio Fiscal y la Federación Hotelera de Mallorca, que había actuado como acusación particular, decidan si quieren pedir la apertura del juicio oral o solicitar el sobreseimiento.

Fuentes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos dijeron a Cerodosbé que sus equipos jurídicos están analizando el auto judicial y analizan si presentarán una apelación a la audiencia provincial para solicitar su archivo.