Una asociación de discapacitados protesta contra Ryanair

Protesta de la Cermi contra Ryanair en Barajas. / Twitter

Una asociación de discapacitados protesta contra Ryanair

Más de 200 personas se manifiestan contra las políticas "discriminatorias" de la aerolínea de bajo coste

"No seas mi límite para volar, no nos cortes las alas, tenemos derecho a volar" es el lema con el que cerca de doscientas personas se han concentrado este sábado en la Terminal 1 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, para exigir a Ryanair que no discrimine a las personas con discapacidad.

La protesta cívica ha sido convocada por el Comité Español de representantes de personas con discapacidad (Cermi), cuyo presidente, Luis Cayo, ha destacado a Efe que "toda la discapacidad española con el apoyo de la europea" está en contra de las políticas que aplica en esta materia Ryanair.

Cayo ha recordado que el detonante de esta movilización ha sido "la discriminación" sufrida por Javier García Pajares, un joven con sordoceguera que está haciendo un curso de Erasmus y que esta Navidad quería venir a España desde Dublín para estar con su familia y recoger una beca que le daban por su buen expediente.

Sin embargo, Ryanair "le negó el embarque alegando motivos de seguridad", diciendo que no podía volar solo y que el billete de la persona que obligatoriamente le tenía que acompañar tenía que ir a su costa, ha asegurado Cayo.

"Este ha sido el último y más sangrante caso de discriminación aérea a un pasajero con discapacidad y no queríamos dejarlo pasar", dijo el presidente de Cermo, que ha recalcado: "queremos decirle a Ryanair que sea la última vez que practica este tipo de conductas discriminatorias".

Además, ha pedido que la UE reforme el reglamento de 2006 sobre derechos de los pasajeros con movilidad reducida porque permite -no obliga- a las compañías aplicar "medidas discriminatorias".

En cambio, en Estados Unidos, donde "hay más o igual seguridad aérea", ninguna compañía puede "denegar el embarque" a un pasajero con discapacidad, y si este lo pide puede volar acompañado y ese billete lo paga la aerolínea, ha explicado el presidente del Cermi.

Ryanair dice que autorizó al pasajero a volar solo, pero una semana después

Ryanair negó que haya tenido una conducta discriminatoria, y exhibe como prueba los “miles de pasajeros que requieren asistencia especial y eligen volar con nuestra compañía cada semana, un servicio que se desarrolla habitualmente con normalidad”, indicó un portavoz de la aerolínea.

Respecto al caso que motivó la protesta, la compañía asegura que luego le permitieron volar sin acompañante, y que García Pajares fue quien decidió no viajar. Según Ryanair, le pidieron la documentación que acreditara que podía viajar cumpliendo los requisitos de seguridad. “Una vez recibidos, más de una semana después, le confirmamos que podría viajar solo, aunque finalmente decidió no hacerlo”, según el mismo portavoz. Claro, una semana después, ya habían pasado las Navidades.